Alfonso García-Pozuelo, antiguo dueño de Constructora Hispánica, imputado en el caso Gürtel,  ha admitido que sobornó a la trama de Francisco Correa a cambio de adjudicaciones públicas en ayuntamientos gobernados por el PP.

Acusado de cohecho y prevaricación
El empresario dice que  “son ciertos” los hechos referidos por la Fiscalía en su informe sobre la primera fase de este caso y en el que ordena abrir juicio oral. Por cierto, en este escrito, la Fiscalía pide cuatro años y medio de prisión para Alfonso García-Pozuelo por cohecho y prevaricación.

Pagos a Correa, Bárcenas, Merino y Sepúlveda
El ministerio público pide cuatro años y medio de prisión para García-Pozuelo por pagar un total de 56.491 euros a Francisco Correa, cabecilla de Gürtel, por la adjudicación de dos obras en el municipio madrileño Pozuelo de Alarcón, en la etapa del exmarido de la diputada Ana Mato, Jesús Sepúlveda, como alcalde. Se trata de la denominada Operación Asfalto y el expediente del Camino de las Huertas. En esta última adjudicación, el empresario ha admitido el pago de una comisión del 3% del presupuesto de adjudicación.

Según el escrito de la Fiscalía,  García-Pozuelo, pagó un total de 1,52 millones de euros a Francisco Correo, al extesorero del PP Luis Bárcenas y exdiputado Jesús Merino por adjudicaciones de obras en Castilla y León, entre 2002 y 2003, presuntos delitos ya prescritos.