La televisión pública valenciana reanudará sus emisiones el próximo 9 de octubre, Día de la Comunidad, con material de archivo y usando dos canales, uno con películas y series, y otro con contenido exclusivamente infantil, según anunció este viernes la vicepresidenta del gobierno autonómico, Mónica Oltra. El formato será provisional hasta que les Corts valencianes debatan y aprueben el diseño definitivo de la nueva radiotelevisión pública.

370.000 euros al mes de gastos
Oltra ha explicado que abrirá como un canal temático en el que se emitirán productos que ya se habían pagado y series de producción propia. A día de hoy, "los valencianos estamos pagando cerca de 400.000 euros al mes por derechos de emisión de programas que no se emiten y 29.000 euros por un solar en Alicante", ha recordado la vicepresidenta.

La decisión del Gobierno valenciano de reabrir el ente público se produce mientras sigue adelante el complejo proceso de extinción de la sociedad de radiotelevisión pública existente en el momento del cierre de las emisiones y se decide sobre el futuro de los 1.600 trabajadores despedidos.

Oltra ha explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno valenciano que la Generalitat tiene "dos canales que -a día de hoy- emiten rayas" y está pagando 370.000 euros mensuales en derechos de emisión, además de alquileres y "otras cosas extrañas. Lo más razonable es emitir", ha precisado.

La Generalitat gestionará las emisiones
Las emisiones que empezarán el 9 de octubre serán gestionadas por personal de la Generalitat, empleados públicos, sin que para ello se haya previsto realizar ninguna contratación. "Se emitirá lo que estamos pagando, lo que es nuestro, el archivo, series antiguas, material de producción propia y emisiones que estamos pagando a día de hoy, películas o series, y en el otro canal lo mismo pero en infantil", ha añadido.

Una reapertura simbólica
Oltra ha explicado que inicialmente se valoró la posibilidad de emitir las ruedas de prensa posteriores al pleno del ejecutivo valenciano o los plenos de Les Corts, opción que se ha desestimado porque una emisión de este tipo "sin un locutor, sin un mínimo de periodismo detrás, podría quedar como un canal sin calidad".

El portavoz parlamentario de Podemos, Antonio Montiel, ha explicado en una nota de prensa que con el acuerdo alcanzado "no se crea ni una nueva empresa ni un nuevo ente, solo se recupera simbólicamente la señal mientras se prepara de manera consensuada y con la participación de expertos el diseño de una televisión".