Rita Barberá ha reaccionado a la apertura de investigación por parte de la Fiscalía de sus excesos en el Ayuntamiento atacando a los partidos de la oposición. La alcaldesa valenciana ha acusado a Compromís de "manipular" de manera "vergonzosa" y de lleva a cabo una campaña "sucia" por su denuncia, que ha dado lugar a la investigación.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de visitar el Mercado Central como parte de su campaña, en la que ha sido increpada por ciudadanos, como en otras ocasiones, Rita Barberá ha cargado contra Compromís y EU. "Están haciendo auténticas barbaridades porque uno se queda fuera y el otro quiere llevarse el escaño", ha dicho la alcaldesa. La diputada de EU Rosa Pérez ha sido quien denunció la trama de corrupción del caso Imelsa, que afecta a la Diputación de Valencia y, también al Ayuntamiento.

Minimiza la investigación
Barberá ha minimizado la investigación abierta por la Fiscalía, al afirmar que se trata de una cuestión de procedimiento. Según ha dicho la alcaldesa,  Compromís está "pretendiendo engañar por el significado" de la apertura de las diligencias pues se trata de un "acto debido" que significa "lisa y llanamente la obligación de registrar la existencia de una denuncia, de cualquier denuncia" y no tiene "relevancia penal alguna".

Increpada por ciudadanos a la entra del Mercado Central
La dirigente popular ha rechazado que esta investigación pueda perjudicarle."Los que se tienen que perjudicar son ellos por la manipulación y suciedad de campaña que están haciendo, y hay que decirlo", ha zanjado la alcaldesa.

Barberá ha hecho estas declaraciones antes de su visita electoral al Mercado Central, en cuyas inmediaciones ha vuelto a ser increpada por algunos vecinos, al ser preguntada por la apertura de diligencias de investigación penal por parte de la Fiscalía provincial por unas facturas sobre gastos de representación del Ayuntamiento de Valencia y su alcaldesa, que Compromís cifra en 278.000 euros entre 2011 y 2014.