Emiliano García-Page con el recurso contra la reforma electoral de Cospedal, ante el Tribunal Constitucional. Emiliano García-Page con el recurso contra la reforma electoral de Cospedal, ante el Tribunal Constitucional.



El Tribunal Constitucional (TC) ha admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad presentado por 50 senadores socialistas contra la reforma de la Ley Electoral de Castilla-La Mancha, que supone reducir de 49 a 33 el número de diputados en las Cortes autonómicas, y que fue aprobada con los únicos votos del PP el pasado mes de julio, en lo que se ha venido en llamar el “pucherazo electoral de Cospedal”, quien decidió cambiar las reglas de juego en pleno partido en un intento de ganar las elecciones de 2015 que, hoy por hoy, le niegan todas la encuestas, salvo las encargadas por la empresa afín a su amigo, el director de La Razón, Francisco Marhuenda, quien ha encontrado en NC Report la “gallina de los huevos de oro demoscópicos”, ya que todos los numerosos estudios de opinión (parece una fábrica de churros) que lleva a cabo el diario de la mano de esta empresa siempre, siempre, ofrecen resultados acordes con la línea editorial del rotativo madrileño, incluidas, cómo no, las encuestas ad hoc y low cost que paga el Gobierno castellano-manchego presidido por la también secretaria general del PP.

Y van dos recursos
La barbaridad que pretende llevar a cabo Cospedal con la reducción de diputados no es la primera vez que entra en el TC. Hace unos meses el Tribunal admitió también a trámite un nuevo recurso del PSOE contra la Reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, paso previo para perpetrar el denunciado “pelotazo electoral”. Lo más grave de este recurso, es que el PP accedió a los deseos de su secretaria general y aprobó en la más absoluta soledad parlamentaria (ningún grupo, ningún voto individual dio su respaldo) la reforma estatutaria siendo la primera vez en la historia democrática española que se vulneraba de esta forma el necesario consenso para llevar a cabo un cambio tan vital como es el marco jurídico de convivencia de una comunidad.

Diputados regionales del PSOE se manifiestan contra el "pucherazo" electoral de María Dolores de Cospedal. Diputados regionales del PSOE se manifiestan contra el "pucherazo" electoral de María Dolores de Cospedal.



La vergüenza nacional
Si bien la admisión a trámite no supone pronunciamiento alguno sobre el fondo del citado asunto, que el Constitucional resolverá en próximas semanas, meses o años, sí es cierto que Castilla-La Mancha se convierte en la primera comunidad autónoma que llega al TC por doble partida y por la misma razón. En este caso por el recurso presentado el pasado el 27 de octubre donde los socialistas pedían al Tribunal que entrara en el fondo del asunto y que suspendiera de manera cautelar la última Ley Electoral aprobada por la presidenta castellano-manchega.

La misma celeridad que con Cataluña
Y si no suspenden de forma cautelar “la ley del pucherazo electoral”, algo que el TC puede hacer perfectamente, al menos que aceleren su decisión. En este sentido, el secretario general del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno castellano-manchego, Emiliano García Page, ha hecho público en twitter la siguiente declaración: “Ahora, igual que el Constitucional resuelve temas con urgencia, como Cataluña, espero lo mismo con el pucherazo de Cospedal antes de las elecciones”.

Falso ahorro; mentiras electorales
Celeridad que podría darse ya que los recursos presentados por los socialistas están muy bien argumentados y documentados, al mismo tiempo que demuestran las falacias y mentiras del Gobierno de Cospedal a la hora de justificar la reducción de diputados aludiendo al ahorro que supone para las arcas regionales convertir el Parlamento castellano-manchego en la cámara con menos representantes de toda España, además de quebrar el principio de proporcionalidad, como lo prueba que los terceros partidos necesiten hasta un 17 por ciento para entrar en las Cortes castellano-manchegas, las más baratas del mapa autonómico español, ya que cada diputado cuesta a cada ciudadano 4,61 euros, frente a los 19,79 de Navarra, o los 13,83 de Aragón, o los 9,94 de Castilla y León, o los 7 de Galicia...o lo los 10,75 de la media nacional. Cantidad que es sensiblemente inferior una vez que Cospedal también retiró el sueldo a los diputados socialistas para evitar ser controlada, además de suprimir el Defensor del Pueblo, Tribunal de Cuentas y el Consejo Económico y Social, todos órganos fiscalizadores que ya no existen en Castilla-La Mancha.

Radical cambio de opinión en doce meses
En el mismo recurso, los socialistas subrayan los increíbles cambios de criterio de María Dolores Cospedal, que en solo doce meses pasó de defender y aprobar una ampliación de los actuales 49 diputados a 53, asegurando que era una “ley más democrática, justa, austera y proporcional”, a aprobar la reducción de parlamentarios a la mitad en aras del citado ahorro. Cambios que han llevado a García-Page a catalogar los hechos de “golpe de estado autonómico de quien hace una reforma a la desesperada para ampliar los diputados y meses después los reduce a la mitad”. El TC tiene la última palabra.