El portavoz adjunto de CiU en el Congreso y exconsejero de Política Territorial, Pere Macias, fue quien mencionó esas supuesta campaña para negar la presunta financiación irregular. Sin embargo, las cuentas de las empresas New Letter y Letter Graphic analizadas por los investigadores muestran un entramado que tenía como fin pagar a CDC.

Dos empresas tapaderas
La investigación considera que las empresas fueron utilizadas como tapadera para hacer llegar el pago de comisiones de Ferrovial al partido a cambio de la adjudicación de obras de envergadura en Cataluña, como la Ciudad de la Justicia o la línea 9 del metro.

Dinero de ida y vuelta

La contabilidad de la empresa New Letter refleja que el mismo día que cobró 100.000 euros de Coalició per Europa, la coalición con la que CiU y otros partidos nacionalistas concurrieron a las elecciones al Parlamento Europeo de 2009, la compañía ingresó ese dinero en la empresa matriz, Mail Rent, que transfirió, a su vez, esos fondos inmediatamente como donaciones a CDC.

Entre 2007 y 2009, New Letter y Letter Graphic cobraron 804.563 euros en concepto de  trabajos “genéricos” a CDC, pero a posteriori aportaron 775.000 euros a la formación, que ingresaron en efectivo en entidades financieras, según un informe del administrador concursal de esas sociedades donde se detallan numerosas irregularidades.

Pagos a terceros
Las empresas no solo facturaron a Convergència, sino también a otros organismos asociados a esa formación, como la Fundación Ramon Trias Fargas (Catdem), un total de 1,3 millones de euros. Esa misma cantidad es la que New Letter y Letter Graphic entregaron, sin dejar ninguna clase de rastro documental, a terceros cuya identidad se desconoce. Los responsables de las empresas “detrajeron fondos para hacer entregas a un tercero” sin mencionar sus nombres, direcciones o números de identificación fiscal.

El juez que investiga la trama del Palau, un expolio de 35 millones de euros, Josep Maria Pijuan, y, también, el fiscal anticorrupción, Emilio Sánchez-Ulled, investigan estos pagos detrás de los que podría estar la financiación irregular a Convergència.