28 de abril de 2015. Eduardo Maura, persona de máxima confianza de Pablo Iglesias, organiza una charla en el mítico Café Berlín de Madrid bajo el título “Podemos y la música. ¿Hay una banda sonora del cambio?”. Sin saberlo, el ahora diputado del Congreso de los Diputados por Bizkaia abre la caja de los truenos. Desde entonces, las luchas de poder entre las diferentes facciones del partido morado van acompañadas de referencias musicales, desde el rock más clásico hasta el pop más indie.

Y es que la crisis de Podemos puede entenderse escuchando un puñado de canciones. Ya lo dijo el pasado 21 de septiembre El Nega, componente de la irreverente banda Los Chicos del Maíz: “Hay dos Podemos (siempre los hubo) uno que quiere ser amable como Coldplay y otro que quiere ser como Bruce Springteen”.

Pablo Iglesias, ‘The Boss’


"Se alquila esta pistola,
aunque sólo estemos
bailando en la oscuridad".
‘Dancing in the dark’. Bruce Springsteen.

“A Podemos le hace falta más Bruce Springsteen y menos Coldplay". Así se despachó Pablo Iglesias el pasado 20 de septiembre en un mitin de Podemos en Vigo. En su opinión, la clave del éxito de la formación morada consiste en mantener "un lenguaje diferente" que permita "politizar el dolor". En definitiva, Iglesias apuesta por más rock y menos pop. O lo que es lo mismo, por ofrecer  mensajes más duros aunque estos, a priori, puedan disgustar al electorado.

Iñigo Errejón, Cold Play



"La vida sigue, se pone dificil,

la rueda destroza a la mariposa,
cada lágrima es una catarata".
‘Paradise’. Coldplay.

Errejón no puede estar en más desacuerdo con la tesis esgrimida por Pablo Iglesias: “A los poderosos ya les damos miedo, ese no es el reto. Lo es seducir a la parte de nuestro pueblo que sufre pero aún no confía en nosotros”. El hasta ahora número dos del partido aboga por un Podemos más "amable" y "transversal" que por encima de todo sea capaz de "seducir a los que faltan". Por ello, se siente a gusto cuando le comparan con las melodías que Coldpaly ha convertido en verdaderos himnos populares.

Tesis que comparten algunos de sus colaboradores más cercanos, como la propia Rita Maestre, quien se inclina por un Podemos aún más pop: "Yo soy de Beyoncé que además es feminista", ha reconocido en público la portavoz del Ayuntamiento de Madrid.

 Miguel Urbán, Hechos Contra el Decoro


"Los callejones vomitarán su rabia en las avenidas,
va a ser interrumpida la pulcritud del mármol de
los palacios por la estampida".
'Danza de los nadie'. Hechos Contra el Decoro. 

Ni Bruce, ni Coldplay y ni mucho menos Beyonce. Miguel Urbán, eurodiputado de Podemos y referente del ala anticapitalista del partido, se inclina más por la fusión del Hip-Hop con el Ska. Su referente musical, Hechos Contra el Decoro, no suena en las radioformulas, pero sus letras emocionan a miles de ciudadanos. “Apuesto por un Podemos impugnatorio, y no por uno moderado”, explica Urbán en su defensa por la vuelta a las esencias del partido morado que, en su versión andaluza, encuentra su máximo exponente en Camarón, tal y como defiende el alcalde de Cádiz, José María González Santos, Kichi. 

Naranja, ¿la solución?

 

"Lo que habéis hecho nunca se nos olvida. Esto ya se acabó.
Es hora de deciros no. Qué ya está bien"
‘Se acabó’. Naranja.

Entre tanta discusión sobre estilos musicales, en Podemos cada vez son más los que se inclinan por un estilo mixto, que conjugue toques rockeros con melodías pop. Indie independiente con letras sensibles, pero sin ñoñerías. Acordes pegadizos que emocionen sin necesidad de contar con abrasivas campañas de marketing a mano de la industria musical. Un buen ejemplo de esta corriente lo encontramos en Naranja. Es el 'Power Pop'.