El enfado del colectivo feminista conquense Comando Violeta todavía se mantiene contra el vicepresidente de la Diputación de Cuenca del Partido Popular, Julián Huete, que ni corto ni perezoso equiparó la pasada semana en sesión plenaria la interrupción del embarazo con el nazismo y el gulag soviético. Y claro, “quien siembra vientos recoge tempestades”, declara a ELPLURAL.COM una de las activistas de este grupo. "Los carteles son respetuosos; no nos hemos rebajado a la catadura moral de este señor, y nos hemos limitado a recordarle que somos nostras, las mujeres, las que tenemos el derecho a decidir sobre nuestro embarazo y no unos cuantos hombres, aleccionados por la iglesia, que pretenden imponernos a todos sus creencias dogmáticas a golpe de leyes que nos retrotraen a 30 años atrás, una época que ya todos creíamos superada”, concreta indignada.



“Fuera de  mi coño”
Este es el slogan que Comando Violeta ha impreso en sus carteles, que siembran la parte comercial de Cuenca, en un intento de denunciar la injerencia de los líderes del Partido Popular local, empeñados como están, al igual que el resto del partido que lidera Rajoy, en decidir cuándo, dónde y cómo deben parir las mujeres. “Fuera de mi coño”, es el grito de “guerra” de la inmensa mayoría de las españolas, dispuestas a parar una ley que, incluso, indigna hasta a los más retrógrados conservadores europeos, como es el caso de la lideresa de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen.

Improperios decimonónicos
Y es que es difícil creer que un hombre supuestamente culto, formado, que dice ser licenciado en Derecho (y esto es lo más chocante), pueda decir en sede parlamentaria provincial que“la esclavitud era legal, la solución final de los nazis era legal, los gulags de los soviéticos eran legales”, y por aquello de que el Júcar pasa por Cuenca, entonces, equiparar estas “legalidades” al aborto, pero no satisfecho con este alucinante speech” de improperios decimonónicos, Julián Huete, remató así su faena: “Los espartanos despeñaban a sus hijos discapacitados y era legal; los cartagineses ofrecían sacrificios de niños a los dioses y era legal y moral; culturas andinas sacrificaban humanos…”, como dio a conocer la pasada semana ELPLURAL.COM.



Ayuntamientos gobernados por el PP
Y llama la atención, sobre todo cuando hay ayuntamientos en Castilla-La Mancha gobernados por el PP, como es Alcázar de San Juan (Ciudad Real), que aprueban  mociones socialistas en las que  se insta al Gobierno de Mariano Rajoy a retirar el anteproyecto de ley de la reformar del aborto por plazos aprobada en 2010 por el Congreso de los Diputados, y de la que todavía el Tribunal Constitucional no se ha pronunciado tras el recurso presentado por los conservadores españoles.