[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"40644","attributes":{"class":"media-image alignleft size-thumbnail wp-image-16896","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"150","height":"150","alt":"Migas, haci\u00e9ndose"}}]]

 

Migas en cazuela.
¿Con qué?
Pan receso, aceite de oliva, una cabeza de ajos, leche, agua con sal y pimentón.
¿Cómo?

El día anterior cortamos el pan receso en rodajas no muy finas y las situamos en un recipiente hondo, rociamos con un vaso de leche y un poco de agua salada y dejamos así durante toda la noche. Al día siguiente en una cazuela grande ponemos cuatro cucharadas de aceite y doramos la cabeza de ajos sin pelar, apartamos del fuego y vamos echando el pan mojado y revolvemos con cuchara de madera, volvemos a poner la cazuela en el fuego, bajo, y movemos durante bastante tiempo hasta que el pan se haya convertido en migas jugosas y pequeñas.



 

Huevos con panceta.
¿Con qué?
Una docena de huevos, seis filetes de panceta, aceite de girasol, vinagre de manzana, pimienta y sal.
¿Cómo?
Rociamos ligeramente con vinagre los filetes de panceta mientras freímos los huevos al estilo clásico -bastante aceite muy caliente- salpimentamos la panceta, escurrimos el aceite de los huevos y la hacemos a fuego muy vivo, al gusto. Servimos huevos y panceta con las migas.

Melón en rodajas.