Llega la Semana Santa, una fecha marcada en el calendario para creyentes y ateos; y es que hay cosas que unen, tanto a las personas que afrontan estos días con un sentimiento más religioso  como a las que prefieren llevarlos de otro modo. 

Una de esas cosas son, sin duda, los platos típicos que acompañan a estas fechas: las torrijas, la mona de pascua, el potaje... En ElPlural.com os contamos un poquito más sobre su origen y tradición, así como su preparación.

Los platos típicos, además, cobran especial importancia este año, dado que las restricciones por el coronavirus impiden salir tanto como antes de casa y dificultan las celebraciones masivas de otros años. ¿Estáis preparados? Pues poneos el delantal y... ¡bon apetit!

1-Torrijas

Sin duda, el postre más típico de estas fechas. Muchos sitúan su origen en épocas donde era importante aprovechar el pan duro (ya que su principal ingrediente es éste). Su elaboración es muy sencilla y existen multitud de ellas (de leche, de miel, de vino...), pero nosotros vamos a centrarnos en las clásicas, las de azúcar

Torrija de azúcar

Ingredientes

1 barra de pan del día anterior

1 litro de leche

1 rama de canela

 Piel de un limón

 4 cucharadas soperas de azúcar

 3 huevos

 Azúcar y canela para rebozar

Elaboración

-De azúcar

Cortamos rebanadas de pan y batimos los huevos en un recipiente. En un cazo colocamos la leche con la rama de canela, las cucharadas de azúcar y la piel del limón. Una vez que empiece a hervir retiramos el cazo del fuego y lo echamos sobre el pan. Esperamos unos minutos para que éste absorba bien los ingredientes...

Una vez hecho ésto ponemos a calentar una sartén con aceite de oliva. Cuando éste esté caliente pasamos la torrija por el huevo (como si la rebozáramos) y las freímos hasta que cojan color.Las dejamos en un plato y aún calientes (pero sin quemarnos) las pasamos por el azúcar.

-De leche

Hay quienes prefieren las torrijas de leche. Éstas no tienen mucha complicación con respecto a la anterior:

En este caso calentamos previamente la leche con la mitad del azúcar, las cáscaras de naranja (si añadimos) y limón y la ramita de canela, dándole vueltas con una cuchara para que se diluya el azúcar. Cuando empiece a hervir se retira la mezcla y se deja durante diez minutos para que se mezclen los sabores.

Las sumergimos en la mezcla durante unos segundos. Después de dejarlas un ratito en el plato  las rebozamos y freímos hasta que cojan color. Cuando estén tostaditas las dejamos en un papel para que absorban la grasa y... para chuparse los dedos

-De miel

Aptas para los más golosos, las torrijas de miel son una auténtica delicatessen. La receta es exactamente igual que las de azúcar, pero en lugar de espolvorearlas con azúcar y canela, las mojamos con almíbar de miel... ¡una deliciosa alternativa!

2-Mona de Pascua

Un plato típico, sobre todo en la zona Mediterránea. Existen diferentes variantes en función de la comunidad en la que la comamos (Cataluña, la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia... también en Aragón y Baleares). Suele comerse el Lunes de Pascua, ya que es una manera de conmemorar el fin de la abstinencia que acompaña a estas fechas. La tradición es que el padrino regale el día de antes la mona de Pascua a su ahijado y degustarlo el lunes en familia. Pero vamos a lo más importante: cómo hacer una buena Mona de Pascua.

Mona de pascua

Ingredientes

500 g de harina

1 sobre de levadura seca de panadería (12 g) o 25 g de levadura fresca (si no encontráis levadura la podéis sustituir por 1 cucharada de bicarbonato y el zumo de medio limón)

1/4 litro de leche templada

100 g de mantequilla fundida

80 g de azúcar

1 huevo

1 pizca de sal

Para "pintar" la masa

1 yema de huevo

1 cucharada de leche

Para decorarla

Anisetes de colores, bolitas de chocolate, pasas, cerezas para decorar, almendras laminadas…

Huevos cocidos pintados con colorante alimentario o huevos de chocolate

Elaboración

Ponemos la harina en un bol. Añadimos la levadura seca y lo mezclamos todo con un tenedor. Le echamos la mantequilla después de calentarla en el microondas, la leche, el azúcar, el huevo y un poco de sal.

La amasamos y damos forma a la masa hasta que nos quede una masa circular y homogénea.

Metemos el bol cubierto con un paño en el horno durante una media hora a una temperatura máxima de 50 grados y dejando la puerta entreabierta. Cuando la masa se haya elevado la dividimos en tantas partes como monas queramos hacer. 

A partir de aquí, dejamos volar nuestra imaginación, podemos hacer formas de animales, de objetos... y le añadimos los ingredientes que queramos (huevos cocidos pintados, por ejemplo).

Lo calentamos de nuevo en el horno, esta vez durante 10 minutos a 50 grados. Cuando ya tenemos las figuras listas,  mezclamos una yema de huevo con una cucharada de leche y "pintamos" la Mona, para que se dore en el horno. 

Añadimos la decoración que queramos (bolitas de colores, fruta...). Una vez hecho ésto volvemos a meter al horno, precalentado a 200 grados y las dejamos dentro durante otra media hora aproximadamente, hasta que veamos que han cogido un color adecuado.

Para terminar ponemos el huevo en el centro o las untamos con chocolate... ¡casi todo vale!

3-Buñuelos

Se trata de un pequeño postre compuesto de masa de harina frita y endulzado con azúcar. La elaboración de éstos es muy sencilla, ya que únicamente hay que preparar y freír la masa. 

Buñuelos de viento

 

Ingredientes (para unos 30 buñuelos)

150 gr de harina de trigo.

200 ml de agua.

50 ml de leche.

40 gr de mantequilla sin sal.

4 huevos M.

5 gr de levadura química o polvos de hornear.

Un poco de sal.

10 gr de azúcar

Azúcar glas y canela en polvo para decorar.

Abundante aceite para freír.

Elaboración

Tamiza la harina: Ponla encima de un bol con un colador y ve dándole golpecitos a éste para que vaya cayendo a través de él.

Calienta a fuego medio el agua, el azúcar, la leche, la mantequilla y la sal.

Cuando empiece a hervir aparta la cazuela del fuego y vierte sobre ella toda la harina. Después mezcla el resultado con una cuchara de palo o un utensilio similar hasta que quede una masa homogénea.

Añade un huevo y mézclalo con la masa a una velocidad baja hasta que se integren. Repite el proceso con todos los huevos y con él último añade también levadura.

Tapa el recipiente y déjalo reposar durante más o menos una hora en la nevera. 

Calienta aceite. La temperatura puedes ir viéndola, pero lo ideal es que eches un poquito de masa y te fijes en si se quema muy rápido (en este caso baja el fuego) o s burbujean poco (si es así súbelo).

Da forma a los buñuelos. Normalmente ésta suele ser redonda, por lo que puedes conseguirla con un sacabolas de helado, con cucharillas...  Como recomendación, no eches todos a la vez en la sartén, sino por tandas, es preferible que sobre espacio a que falte y se "pisen" unos a otros.

4-Pestiños

Un postre muy típico de Andalucía, cuya elaboración es casi más sencilla que la de los buñuelos. 

Pestiños. Pinterest

Ingredientes (para 10 personas)

70 ml de aceite de oliva para la masa

Cáscaras de limón

Azúcar

Miel

Semilla de anís

70 ml de Vino blanco

Otros 70 ml d aceite de oliva para freir

Harina

Elaboración

Calentamos el aceite con un trozo de cáscara de limón. Esto nos servirá para aromatizarlo. Cuando la cáscara esté dorada y el aceite caliente retiramos la primera y añadimos los anises.

Dejamos que se enfríe el aceite y lo mezclamos en un cuenco con la harina y el vino blanco.

Luego, al igual que hacíamos con los buñuelos, removemos hasta obtener una masa homogénea y la dejamos reposar cubierta durante una hora en la nevera.

Extendemos la masa en un rodillo y la cortamos en tiras y en cuadrados de hasta 4 cm. Para hacer el pestiño doblamos las puntas hacia dentro y las pegamos con agua.

Los dejamos así durante media hora y los freímos, nuevamente por tandas.

Los dejamos escurrir y los rematamos con una mezcla de miel y agua caliente (en pequeña cantidad).

Por último, echamos el azúcar sobre ellos.

5-Potaje

¡No todos iban a ser postres! Entre los platos principales de Semana Santa destaca también el potaje, un recurrente plato de cuchara para el día en el que algunos siguen la tradición de no comer carne. 

A pesar de que parece un plato complicado es muy sencillo y puede servirte para apartar raciones durante algún día más y así no tener que cocinar mucho en vacaciones.

Potaje de garbanzos

Ingredientes

300 gr de garbanzos secos

3 dientes de ajo para cocer los garbanzos y dos dientes más para el sofrito

1 hoja de laurel

2 clavos de olor

1 cebolla

1 cucharadita de postre de pimentón dulce

1/2 cucharadita de postre de comino en polvo

300 gr de espinacas frescas. También puedes utilizar congeladas

300 gr de bacalao desalado. Si prefieres utilizarlo salado tendrás que desalarlo

Sal

Elaboración

Como en muchos de los platos de cuchara, dejamos los garbanzos a remojo la noche anterior. Éstos los verteremos sobre una olla con agua que los cubra. Además los acompañaremos con dientes de ajo y perejil.

Vamos a suponer que utilizamos una olla normal y corriente. En ese caso coceremos los garbanzos durante hora u hora y media, hasta que veamos que están tiernos. Sube el fuego para que hierva el agua y después bájalo para cocinarlos a fuego lento, siempre tapados y removiéndolos de vez en cuando.

Hacemos un sofrito, picando también ajo y cebolla y lo freímos con muy poco aceite. Cuando la cebolla empiece a dorarse añadimos el pimentón y el comino y lo mezclamos todos.

Cocemos las espinacas: Llenamos prácticamente de agua una olla y una pizca de sal. Cuando hierva cocemos las espinacas durante un par de minutos. Recuerda que estos procesos siempre hay que hacerlos por tandas.

Las hacemos trocitos y añadimos al sofrito, salteando todo durante otro par de minutos.

Cortamos el bacalao y lo añadimos con el agua que se ha cocido junto a éste.

En función de cómo lo queramos añadimos o quitamos agua, lo mismo con la sal si se nos ha quedado soso... etc.

Lo dejamos cociendo durante una hora y media dos horas a fuego lento y... ¡a disfrutar de un buen puchero!