En Oxigena2 somos conscientes de que esta Semana Santa tendremos torrijas hasta en la sopa. ¿Cómo resistirse a uno de los dulces más deliciosos de nuestra gastronomía? Pero, a pesar de que las pastelerías y la cocina de tu padres o abuelos se llene de estos postres tan típicos de estas fechas, las recetas saladas, contundentes y reconfortantes también tienen su protagonismo dentro del recetario de la Semana Santa. 

Entrantes que reconfortan

En los platos y recetas que podemos encontrar estos días, el pescado y las legumbres suelen ser los protagonistas, dejando a un lado las carnes rojas o blancas, así como cualquiera de sus derivados. Dependiendo de la región de España en la que nos encontremos podremos degustar unos platos u otros. Por ejemplo, como entrante las sopas de ajo son muy típicas en las 'madrugadas' (las procesiones de madrugada de Viernes Santo) como plato reconstituyente. También las patatas viudas a la riojana (denominadas así por su ausencia de carne) o los buñuelos de bacalao y las tortitas de camarones, ya si nos acercamos más al sur.

Los platos principales

Siguiendo con nuestro menú de Semana Santa, es la hora de elegir el plato principal. Una buena opción siempre puede ser el tradicional potaje de vigilia, servido los viernes de Cuaresma tal y como indica la tradición, sus principales ingredientes son los garbanzos, el bacalao, y las espinacas. También podemos encontrarnos recetas de bacalao en todas sus variantes, como por ejemplo el bacalao al pil pil.

El dulce que no falte

Para terminar nuestro menú no puede faltar el postre en familia, donde seguro que nadie puede resistirse a las torrijas, los buñuelos, pestiños, monas de pascua y demás manjares que nos harán disfrutar sin duda de estas fiestas con familia y amigos.