Las torrijas son probablemente el postre más conocido y popular de Semana Santa, pero hay otras delicias que merecen que se reconozcan en todo el país. La Semana Santa es una época de tradiciones, no solamente religiosas, sino también gastronómicas. Son muchos los hogares que guardan vigilia durante la Cuaresma y elaboran sus propios platos típicos de la época. Así, entre los postres que no te debes perder figuran los siguientes:

1. Torrijas

Las torrijas son el dulce por excelencia que se consume en este periodo festivo. Muchos sitúan su origen en la época en la que era importante aprovechar el pan duro, pero la tradición se ha extendido con una sencilla receta y unos ingredientes muy básicos.

Relacionado Receta de torrijas de leche y de vino para Semana Santa

Bandeja de torrijas

2. Leche frita

Su origen se sitúa en el norte de España, disputándose el lugar concreto entre Galicia, Palencia, Cantabria y algunas zonas del País Vasco y destaca por su sencillez y rapidez a la hora de prepararla. También hay varias opciones, añadiendo canela, licor…

Leche frita. Youtube

3. Bartolillos

Forma parte de la tradición chulapa del Madrid castizo. Se trata de una especie de empanadillas elaboradas con una masa fina y rellena de crema pastelera, en forma triangular y frita.

Bartolillos. Youtube

4. Mona de Pascua

La tradición en Cataluña marca para el día de Pascua que los padrinos o abuelos le deben regalar a sus ahijados o nietos una mona de Pascua. La mona es un bizcocho de decorado con figuras de chocolate que se pueden encontrar en muchas pastelerías, mientras que en Valencia la mona se decora tradicionalmente con un huevo duro. Su elaboración es bastante difícil, lo que lleva a muchos a comprarlas en las pastelerías.

Relacionado Receta de monas de Pascua esponjosas para hacer en casa

Mona de pascua

5. Pestiños

Cobran especial importancia en Andalucía y en Extremadura y su receta tiene influencias marroquís. Tienen una textura hojaldrada, con un ligero aroma a anís y su elaboración también es muy sencilla. Se prepara la masa a base de harina, vino blanco, aceite de oliva, anís y canela y después se pueden decorar con miel o azúcar.

Pestiños. Pinterest

6. Buñuelos

Aunque su popularidad los hacen propicios para todo el año, en Semana Santa son uno de los protagonistas. Se trata de un pequeño postre elaborado con una masa de harina y otros ingredientes fritos, y después se pueden rellenar con crema, chocolate, nata o lo que se desee.

Buñuelos de viento