Tomar drogas si te vas a poner al volante no es buena idea. Estás poniendo en peligro tu vida y la de los demás usuarios de la vía porque tus habilidades se ven afectadas. Según el tipo de droga, existen los siguientes efectos en la conducción.

Si tomas heroína, opio o derivados

  •  Percepción falsa del espacio y del tiempo.
  •  Distracción al volante y falsa sensación de control.
  •  Alteraciones de la coordinación motora: movimientos lentos y sensación de desinbición.

Si tomas cocaina, anfetamina o speed

  •  Sobrevaloración de las propias capacidades.
  •  Alteraciones en las valoraciones del riesgo.
  •  Actividad e impulsividad, lo que lleva a hacer maniobras temerarias de la conducción.

Si tomas LSD, marihuana (cannabis) o éxtasis (MDMA)

  • Percepción de la realidad gravemente alterada, lo que provoca decisiones incorrectas en la conducción.
  • Ilusiones ópticas.
  • Falta de concentración.
  • Déficit de coordinación.

Si tomas antidepresivos, ansiolíticos o antipsicóticos

  • Deterioro de la atención.
  • Las habilidades motoras y la coordinación también se ven afectadas.

Pero si esto no es suficiente motivación para no conducir bajo los efectos de las drogas, aquí tienes las consecuencias legales.

Conducir con presencia de drogas en el organismo

  • Falta administrativa: multa de 1.000 euros y sustracción de 6 puntos del carné.

Conducir bajo los efectos de las drogas

(es necesario una prueba psicotécnica que lo demuestre)

  •  Prisión de 3 a 6 meses, multa económica o trabajos para la comunidad de entre 30 a 90 días.
  • Privación del derecho a conducir entre 1 a 4 años.

Si te niegas a someterte a las pruebas

  • Prisión de 6 meses a 1 año.
  • Privación del derecho a conducir entre 1 a 4 años.