Jesús Martín

Jesús Martín es periodista.

Activado el nacionalismo español: ¿Quién lo desactivará?

Estas son las posibles consecuencias de colocar más banderas españolas, lanzar gritos de "a por ellos" y que algunos dirigentes del PP estén llamando a la defensa de la patria

Lo que Rajoy puede esperar de Trump: el abrazo del oso

Deberá tener cuidado con el apabullante saludo del presidente norteamericano y sus ansias belicistas para no terminar como Aznar y Bush en Irak

Así es Angela Merkel y así va a ganar las elecciones del domingo

Ha llevado a cabo una campaña de muy baja intensidad en la que incluso ha convocado una rueda de prensa para niños

Antipático y agresivo, Donald Trump también espanta el turismo

El número de personas que dejaron de ir a Estados Unidos por ocio cayó en 700.000 en el primer trimestre del año, con europeos y mexicanos a la cabeza

Lo que la rica Alemania esconde bajo la alfombra

Siete millones de "minitrabajos", una creciente desigualdad y al ascenso del populismo afean la imagen idílica de Angela Merkel durante la campaña

Trump atemoriza al mundo con su "madre de todas las batallas" contra Corea

Matonismo e irresponsabilidad. Es lo que se desprende de su primer discurso como presidente en el escenario internacional que mantiene la paz en el mundo.

La verdadera guerra de Trump: contra el español y los latinos

De los 800.000 jóvenes en peligro de ser deportados en los próximos meses, el 90 por ciento son latinos que mantienen vivo el español en la "América primero" del presidente

Dalí 1 - Parlament 0 en la prensa internacional

Al no llegar a las manos, el espectáculo del Parlament pasó casi desapercibido mientras el fallo contra la aspirante a hija de Dalí se colaba en las portadas

Los jóvenes que votaron contra el Brexit entierran el recuerdo de Lady Di

Solo los más mayores mantienen viva la memoria de una mujer cuyo fallecimiento supuso un antes y un después en la monarquía británica

La gestión de los atentados: del éxito a la pelea de gatos

Demasiadas ganas de informar, recelos profesionales y protagonismos políticos han transformado un éxito inicial colectivo en un nuevo batiburrillo nacional