Las rebajas pueden convertirse en el nuevo campo de batalla y, en esta ocasión no de consumidores en busca de la mejor ganga, sino entre grandes y pequeños comercios.

Desde que se liberalizaron las normas y los tiempos para aplicar rebajas, son muchos los que denuncian que esta práctica daña a las pequeñas tiendas que no pueden seguir el ritmo de las grandes superficies y que acaban perdiendo beneficios. En los últimos tiempos, incluso los grandes se suman a esta teoría.

Así, la Confederación Española de Comercio (CEC) ha afirmado que la "tiranía de los descuentos permanentes" y la atonía del consumo merman sus expectativas ante las rebajas de invierno.

Pese a ello, parece que pueden ser optimistas en esta temporada de rebajas pues, según sus cálculos, podrían conseguir un crecimiento interanual en las ventas de un 3%, lo que permitiría compensar los "débiles" meses previos.

Según la CEC, se trata de una campaña "enormemente importante" para el comercio minorista, ya que en determinados sectores puede llegar a suponer hasta el 40% del total de ventas de todo el año.

El problema de que haya rebajas casi todo el año

Sin embargo, la mayoría del sector reconoce que el resto de promociones fuera de estos períodos han impactado "muy negativamente" sobre las rebajas tradicionales.

"Los consumidores han desplazado gran parte de sus compras a los meses de noviembre y diciembre, cuando también hay descuentos generalizados, lo cual tiene su reflejo directo en una reducción de las compras en rebajas", ha señalado el secretario general de la CEC, José Guerrero.

A pesar de ello, mientras en el Black Friday y la campaña de Navidad y Reyes los regalos y artículos de tecnología copan las compras, durante las rebajas los protagonistas son los artículos textiles y de uso personal. Como viene siendo habitual en estos últimos años, las ventas se concentrarán en los primeros 10 o 15 días, pudiendo llegar los descuentos hasta un 70% al final de las rebajas.

"Las rebajas se crearon con el propósito claro de ayudar a los comerciantes a dar salida al stock acumulado al final de cada temporada, y este objetivo claramente se ha perdido", ha señalado Guerrero, quien ha reiterado que "la tiranía de los descuentos ha cambiado totalmente los hábitos del consumidor, que ya no tiene la necesidad de comprar en unas fechas determinadas para poder encontrar los productos más baratos".

Por eso, desde la CEC han considerado urgente activar a la mayor brevedad posible la mesa de diálogo anunciada por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que estudiará las consecuencias de la liberalización de 2012 en el comercio minorista.

"En esta mesa dejaremos clara una vez más nuestra convicción de que es necesario volver a unos períodos regulados de rebajas, lo que permitiría una mejor promoción de las mismas y pondría fin a la tiranía de los descuentos", ha señalado la CEC.