Jose Manuel Entrecanales, presidente del Instituto de Empresa Familiar, durante la calusura del XV Congreso Nacional de la Empresa Familiar. (Foto: IEF) Jose Manuel Entrecanales, presidente del Instituto de Empresa Familiar, durante la calusura del XV Congreso Nacional de la Empresa Familiar. (Foto: IEF)



El Instituto de Empresa Familiar (IEF) ha celebrado el XVI congreso anual en Jerez de la Frontera. El acto de clausura estuvo protagonizado por el presidente del IEF y de la empresa Acciona, José Manuel Entrecanales, y por la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Entrecanales aprovechó su intervención para poner coto a los brotes verdes del Gobierno, para poner encima de la mesa la realidad y aunque reconoció que ha mejorado la percepción exterior de España -hace un año estábamos al borde de la quiebra- y que la reforma laboral "abordó con acierto" algunos problemas, no otros como la simplificación de contratos.



"Señora vicepresidenta: han cerrado 400.000 empresas en 2012"
José Manuel Entrecanales hizo un discurso realista y es, hasta la fecha, el único representante empresarial que no peloteó en público al Gobierno, dado que la táctica de los grandes empresarios españoles consiste en hacer la pelota a Rajoy y al PP en público y criticarlos sin piedad en privado. El presidente del Instituto de Empresa Familiar lanzó un dato demoledor, y se lo dijo directamente a Soraya Sáenz de Santamaría: "en 2012 han cerrado 400.000 empresas" en España, en ese mismo año se crearon otras, pero el saldo es negativo porque desde el inicio de la crisis se contabilizan 276.000 empresas menos en nuestro país.

Cosas que no han pasado en otras crisis
En su discurso además relató otras muchas situaciones críticas desde el punto de vista económico, pero Entrecanales también destacó que el Gobierno "ha renunciado a la inversión pública", lo que "no ha ocurrido en crisis anteriores" y fue especialmente crítico con "el fortísimo aumento de la presión fiscal", dado que este Gobierno es el que más ha subido impuesto en todo el período democrático, superando la mítica subida de impuestos de Borrell. Además pidió un marco regulatorio estable porque en menos de dos años de gobierno del PP se han llevado a cabo "medio centenar de cambios normativos en materia fiscal". Para el presidente del IEF se necesita "un marco fiscal que favorezca el crecimiento" y cuantificó el impacto de la subida de impuestos en las empresas en 31.000 millones de euros.

Hay problemas de financiación y con el sector exterior no basta
Más dosis de realismo para el Gobierno en el discurso de Entrecanales, la primera sobre la financiación porque a pesar de que la prima de riesgo ha bajado "una empresa española de iguales características que una alemana se financia un 70% más caro". Y jarro de agua fría sobre los datos de exportaciones que con tanto entusiasmo exhibe el Gobierno, porque la realidad es que "el número de empresas que exporta regularmente es el mismo que en 2007", 40.000 en total lo que apenas supone un 1,2% de las empresas españolas, por lo que aseguró que "con el sector exterior no basta con la recuperación" al tiempo que lamentó "la extrema fragilidad de la demanda interna", es decir, no hay consumo.

Soraya Sáenz de Santamaría, presidente del Instituto de Empresa Familiar, durante la calusura del XV Congreso Nacional de la Empresa Familiar. (Foto: IEF) Soraya Sáenz de Santamaría, presidente del Instituto de Empresa Familiar, durante la calusura del XV Congreso Nacional de la Empresa Familiar. (Foto: IEF)



La vicepresidenta contemporiza
Soraya Sáenz de Santamaría aguantó la avalancha de datos y quejas empresariales sin inmutarse y no se salió del guión que llevaba preparado, destacó que las ventas de comercio minorista han mejorado un 2,2% en octubre respecto a septiembre, añadió que "hay que mantener el esfuerzo reformista", defendió a la administración pública española y, por supuesto, elogió al auditorio: "Ustedes son imprescindibles", dijo a los empresarios.

El pasado mes de abril, el propio Rajoy ya salió escaldado de un evento del Instituto de Empresa Familiar, una organización que no se caracteriza por ser precisamente progresista. Entonces, los asistentes calificaron la situación política con un 2,2 sobre 9 y el 75% de ellos fueron pesimistas con respecto a la salida de la crisis.