El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) ha aprobado este jueves la nueva senda de consolidación fiscal para los próximos años y un objetivo de déficit autonómico del 0,6% del PIB para 2017, con el voto en contra de Cataluña, la Comunidad Valenciana y Baleares.

Presidido por la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, este órgano de colaboración entre el Gobierno y las comunidades autónomas ha dado también el visto bueno al techo de déficit autonómico para este año, que se sitúa en el 0,7%.

Además, para el 2018 el tope de déficit de las comunidades será del 0,3%, según han informado fuentes presentes en la reunión.

Acuerdo Gobierno-PSOE

Los nuevos objetivos de estabilidad presupuestaria son fruto de un acuerdo previo alcanzado entre el Gobierno y el PSOE, que ha puesto como requisito indispensable la subida del salario mínimo interprofesional un 8%, lo que lo situará en 707,6 euros al mes, la mayor subida en treinta años.

Esta propuesta ya la ha presentado oficialmente el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, a los sindicatos UGT y CCOO y a la patronal CEOE y Cepyme.

También se ha hablado en el Consejo sobre la reforma del sistema de financiación autonómica, y en este sentido, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que se estrena en este tipo de reuniones, ha emplazado a los consejeros a la Conferencia de Presidentes que tendrá lugar el próximo mes de enero, aunque por ahora sin fecha precisa.

Algunas comunidades, especialmente las gobernadas por el PSOE, han insistido en que se acometa esta tarea con "urgencia" para asegurar una adecuada financiación y prestación de los servicios públicos esenciales, que es algo que requiere una reforma "profunda" y no sólo medidas específicas, como la subida del techo de déficit de año que viene al 0,6%.