El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha advertido de que la decisión "doctrinaria" del Ejecutivo no tiene ninguna razón económica, y ha añadido que será inútil "por el peso del SMI y porque agudizará la caída del consumo y de la inversión".

Lejos del acuerdo en negociación colectiva

En cuanto a la negociación con la patronal, Ferrer ha indicado que hay acuerdo para trasladar al lunes dos festivos, el 1 de noviembre y el 15 de agosto, y que falta por dilucidar el tercero, que sería el 6 o el 8 de diciembre. Pero ha explicado que en materia de negociación colectiva no hay aproximación con la patronal y que con decisiones del Ejecutivo como el SIM la CEOE puede sentirse reforzada en sus posturas. Para UGT, la moderación salarial será inútil si no se acompaña de un control de los precios y de una reducción de los márgenes de los empresarios, y es que las retribuciones de los directivos en ocasiones superan hasta en "mil veces" el salario mínimo.

“La primera vez en la historia de España”

Mientras, el exministro de Trabajo y diputado socialista Valeriano Gómez ha asegurado en una entrevista a la cadena SER que el SMI debería recuperar algo del poder adquisitivo perdido y seguir una evolución parecida al incremento salarial que se está pactando en convenio, en línea de un aumento de entre el 1,5% y el 2%. Ha recordado que "es la primera vez en la historia de España" en que se congela el SMI y que la medida afectará a "varios centenares de miles" de trabajares porque además de los que lo cobran otros asalariados tienen sueldos vinculados a su evolución.

“Casi una declaración de guerra”
Ayer, el portavoz de IU en el Congreso, José Luis Centella, ha advertido de que el SMI ha perdido 5.5 puntos de poder adquisitivo en los últimos años, está por debajo de la media de los países del euro y que la congelación supone "casi una declaración de guerra" del PP.