Bien es cierto que Rajoy aún no ha cumplido sus 100 días de gracia, pero estas primeras semanas amenazan con ensuciarle la estadística. La bolsa acabó el año con subidas, pero la fiesta ha terminado. Ayer caía un 1,72% que hoy se ha traducido en un alarmante 2,94%, acercándose al nivel de los 8.300 puntos.

La prima de Mariano
El día que Mariano Rajoy fue investido por el Congreso, la prima de riesgo estaba en 315 puntos, y cuando juró su cargo ante el Rey, el diferencial había bajado hasta los 305 puntos. Fin de las buenas noticias, porque este jueves se ha disparado hasta los 382 puntos, para acabar cerrando en 377. Y eso que el Banco Central Europeo ha ayudado comprando deuda española. Este sábado la sesión ha abierto en los 379,2 puntos.

Bienvenida de los mercados
El mismo premio recibió Rajoy cuando se proclamó vencedor de las elecciones generales. Las bolsas le recibieron con caídas y la prima de riesgo al alza, a pesar de los cómicos intentos de sus periodistas de cabecera por escurrir el bulto, como le pasó a Carmen Tomás en Telemadrid y tal y como contó este periódico.

La entrevista
La razón por la que los mercados se han cebado hoy más con España que con el resto de países europeos está en la entrevista del ministro de Economía, De Guindos, en el Financial Times, asegurando que los bancos españoles necesitarían 50.000 millones de euros más para compensar posibles pérdidas. Precisamente, en esa entrevista, el ministro comentaba lo “extremadamente perjudicial” que sería para España no tener la confianza de “los mercados”.