La mayoría de las personas a las que este banco vendió las participaciones preferentes eran pensionistas  a los que no se les informó correctamente del riesgo de este tipo de producto financiero. El País publicó este jueves  una póliza firmada con una huella dactilar. Las participaciones preferentes no están cubiertas por el fondo de garantía de los bancos, y las entidades no tienen obligación de devolver el capital inicial ni los intereses generados si no cuentan con liquidez. Como ha sido el caso, que ha dejado a miles de personas sin sus ahorros.

La CNMV recomendaba precaución
Con el objetivo de dotar a la entidad de dinero la dirección comercial de Caixanova instaba a los empleados a vender las participaciones preferentes al por mayor ignorando las recomendaciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que exigía precaución e incluso llegó a ordenar la realización de test de idoneidad antes de permitir a los clientes adquirir este producto.

La Fiscalía demandará a Novacaixa
Sin embargo, muchos clientes han reconocido que no hicieron el test y que ni siquiera se les explicó los riesgos que podía correr su dinero. La Fiscalía del Tribunal Superior prepara ya una demanda contra Novagalicia Banco y ha adelantado que tendrá en cuenta muchas sentencias individuales, medio millar, en las que queda esclarecido que se perjudicó a los ahorradores, a los que no se dio información.

30.000 millones en participaciones preferentes
Los bancos españoles vendieron cerca de 30.000 millones de euros en participaciones preferentes desde 1999 hasta principios de 2011. Solo en Galicia habría 43.000 afectados por esta estafa. En la Comunidad de Madrid el número de afectados supera el doble: 95.000 personas, cerca de 1.800 millones de euros, con un importe medio de 20.000 euros por afectado, según datos de la Asociación de Usuarios de Bancos, Seguros y Cajas de Ahorros (Adicae).

Novagalicia es una de las dos entidades financieras, junto con Caixa Catalunya, que ha pedido ayudas al Estado por valor de 4.500 millones de euros, que habría que sumar a los 2.465 millones ya adelantados.