Parque eólico marino de West of Duddon Sands. (Foto facilitada por prensa de Iberdrola) Parque eólico marino de West of Duddon Sands. (Foto facilitada por prensa de Iberdrola)



El Gobierno no ha conseguido ni un solo contrato internacional para los astilleros españoles a pesar de las promesas electorales, concretamente las del Presidente gallego, Núñez Feijóo, sobre un contrato con la petrolera Pemex que no acaba de ser realidad. Sin embargo los astilleros gestionados por la empresa pública Navantia podrán garantizar 700 puestos de trabajo gracias a Iberdrola, empresa que ha decidido invertir en España y construir aquí estructuras de anclaje para un parque eólico marino que se está construyendo en Alemania.

Cádiz y Coruña
El acuerdo firmado entre Navantia e Iberdola implica que   contrata con los astilleros españoles la construcción de los anclajes por un valor de 160 millones de euros, en el que es uno de los mayores encargos de la compañía a una empresa española en el sector de las renovables. En los astilleros coruñeses de Fene (Ferrol) se construirán estructuras por importe de 90 millones de euros y en los gaditanos de Puerto Real por importe de 70 millones de euros. Además el acuerdo permitirá a ambos astilleros de Navantia entrar en el negocio de la energía eólica, uno de los sectores con más futuro.

Esperanza para los trabajadores
La noticia ha sido acogida con esperanza y enorme satisfacción entre los sindicatos, que temen por el futuro de sus puestos de trabajo ante la falta de encargos. La decisión de Iberdrola garantiza la continuidad de, al menos, 700 puestos de trabajo. En la ría de Ferrol se construirán 29 estructuras de anclaje que se instalarán en otros tantos aerogeneradores del parque marino eólico alemán "Wikinger" que, de acuerdo con los plazos previstos, comenzarán a instalarse en el mar alemán en el primer trimestre de 2016.
Los astilleros de Navantia en Cádiz construirán, y posteriormente instalarán, la plataforma de subestación y el plazo de ejecución de los trabajos se extiende hasta la primavera de 2016.

Iberdrola en el Báltico
El parque eólico marino de Wikinger que construye Iberdrola en el mar Báltico requerirá una inversión cercana a los 1.400 millones de euros. Se trata del primer parque 'offshore' de la compañía en Alemania, con una potencia de 350 megavatios que producirán la suficiente energía para abastecer a más de 350.000 hogares y evitará la emisión a la atmósfera de casi 600.000 toneladas de CO2 al año, según informa la compañía en un comunicado.