Los intermediarios financieros son las entidades que interceden entre los ahorradores/inversores y aquellos que necesitan captar fondos para conseguir financiación. Es decir, son los profesionales que se encargan de guiar el ahorro de los inversores hacia las necesidades de los oferentes (de productos financieros). 

Ejemplo: 

“Cuando un heredero quiere la casa legada pero no es capaz de pagar de golpe todos los impuestos correspondientes, tiene dos salidas: pagar a plazos o acudir a un intermediario financiero”.

Una de las principales ventajas de los intermediarios financieros es su capacidad de poner en contacto a un gran número de intervinientes de los dos bandos (especuladores y prestatarios) sin que haya comunicación o trato entre ellos. Entidades como los bancos o las cajas de ahorro son solo algunas de las instituciones que median entre unos y otros, velan por sus intereses y restan riesgo (lo diversifican) a las transacciones.  

Funciones de los intermediarios financieros

  • Captan y dirigen el ahorro hacia la inversión.
  • Servicios personalizados, pero imparciales. La función de los intermediarios financieros es conseguir la atención tanto de los inversores como de los prestatarios. Cuando consiguen los objetivos de unos y otros, obtienen lo que se conoce como el margen de intermediación (beneficio). 
  • Mayor atención a los activos financieros, menor riesgo.


Tipos de intermediarios financieros

  • Intermediarios financieros bancarios. Han aumentado sus funciones, pero, tradicionalmente, se han encargado de captar recursos económicos y ofrecer depósitos y créditos. Es decir, son aquellos que tienen la capacidad de generar dinero a través de los ahorros de sus clientes. Son el Banco de España, los bancos privados y las cajas de ahorro. 
  • Intermediarios financieros no bancarios. No crean dinero, sino que generan otro tipo de activos que utilizan como moneda de intercambio entre inversores y prestatarios. Son las aseguradoras, los fondos de pensiones, las sociedades de crédito hipotecario, el Instituto de Crédito Oficial (ICO), los fondos de inversión inmobiliaria… La Bolsa es, entre todos estos intermediarios financieros no bancarios, el más importante. 


Ejemplo:

“Badia asegura que lo novedoso no es la actividad en sí, sino la manera de llevarla a cabo. ‘El peer to peer lending es lo mismo que hacen los bancos: hay gente que tiene excedente de dinero y quiere prestarlo a empresas. Lo que hacemos es eliminar al intermediario bancario y poner en contacto a las dos partes’”.