Un acuerdo comercial es el pacto firmado entre dos o más partes con fines mercantiles y con un compromiso común. La operación tiene un claro impacto en los resultados finales, aporta valor añadido y, además, ofrece mejoras y ciertos privilegios a todos los que deciden suscribir un compromiso de estas características. Entre los firmantes podemos encontrar empresas dentro de un mismo país u organizaciones privadas, compañías a nivel internacional o, incluso, países.

Uno de los ejemplos más claros de acuerdo comercial (con resultados más que visibles) son las joint venture.  

Ejemplo:

La compañía tecnológica estadounidense Apple firmó un acuerdo con la empresa china Tencent para que sus servicios en línea puedan ser pagados con la plataforma Wechat, uno de los sistemas de pago más populares de China”. 

Tipos de acuerdos comerciales

A la hora de establecer un acuerdo comercial, uno de los detalles más imprescindibles a tener en cuenta es el objetivo o fin último del inicio de la relación mercantil, que es el que marca el tipo de alianza. En este sentido, sobre todo las empresas, pueden estrechar sus vínculos con el propósito de:

  • Mejorar sus ventas, sus canales de distribución o sus servicios de atención al cliente
  • Reducir los costes de inversión
  • Minimizar los costes de producción

 

Acuerdos comerciales internacionales

En el caso de la Unión Europea, los acuerdos comerciales internacionales están regidos por normas y leyes comunitarias. Es decir, es la propia UE la que busca y regula las relaciones mercantiles con terceros países para que estas sean justas y equitativas. La competencia desleal, una negativa estimación de los aranceles, el mal aprovechamiento de los recursos o las subvenciones y el dumping (vender un producto por debajo de su precio real) son algunas de las trabas contra las que luchan a diario las políticas comerciales europeas.

Así, la responsable comunitaria de comercio esbozó las tres líneas de actuación que prepara la CE para responder a los aranceles estadounidenses y que respalda la Asociación Europea del Acero (EUROFER)”.

 

Tratado comercial

Cuando el acuerdo comercial se establece entre dos países, con el derecho internacional como salvaguarda, se habla de tratado comercial. Normalmente, este tipo de relaciones mercantiles entre naciones tiene como objetivo establecer marcos de colaboración y reducir, en parte, las políticas proteccionistas de cada uno de ellos para permitir las exportaciones del otro. En este sentido, suelen ser acuerdos encaminados a reducir los aranceles, equiparar las medidas impositivas, abrir las fronteras a las materias primas o productos de ese tercer país, etc., al tiempo que garantizan ciertos niveles de protección.

Los tratados comerciales más habituales son:

  • Acuerdo Preferencial. Los países que firman el tratado comercial acuerdan reducir las restricciones mercantiles entre ellos para que la operación sea beneficiosa para todas las partes. No suponen la eliminación de todas las barreras y constituyen una excepción a las políticas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
  • Acuerdo de Libre Comercio. Son los tratados comerciales que permiten la eliminación de todas las barreras, pero no suponen la integración económica definitiva entre los mercados de los países firmantes.
  • Unión aduanera. Los estados implicados eliminan todas las barreras comerciales entre ellos y, además, acuerdan adoptar los mismos aranceles con respecto a terceros países no participantes en el tratado.
  • Mercados comunes. Son acuerdos comerciales que permiten la liberalización de las fronteras para productos y para sus factores productivos (personas y capital) entre los países que lo firman.
  • Unión económica. Como es el caso de la Unión Europea, supone la total armonización de las políticas económicas de los países implicados.

Ejemplo:

 “El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció este lunes un acuerdo con México para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994, al que espera se sume ‘pronto’ Canadá”.