Nadie pone en duda ya la exigencia y el nivel de crítica del jurado de MasterChef. Cada semana las pruebas a las que los concursantes se someten son más complicadas y el jurado no deja de tensar la línea que separa el compañerismo de la competitividad entre los aspirantes. No basta sólo con tener una notable destreza entre los fogones, también se necesita una fortaleza mental que no te haga derrumbarte en los momentos más difíciles. Y anoche fue uno de esos momentos, sobre todo para Víctor, un concursante que ha tenido que enfrentarse todas las semanas a la prueba de eliminación desde que comenzó el concurso hace nueve semanas.

El alcalde -como se le llama cariñosamente por su relación con Sofía- vivó una noche muy dura. No pudo soportar la presión y acabó derrumbándose. “Yo lo he dejado todo por ser cocinero”, decía.

"Víctor, a veces hay que parar y esa presión que te autoimpones fuera. Fuera presión, pasarlo bien y sacar lo mejor que uno tiene dentro", le dijo Jordi Cruz al ver que el concursante  se derrumbaba entre lágrimas. Incluso se pudo ver que Samantha también se emocionó y casi dejó caer alguna lágrima.  La integrante del jurado le preguntó si se encontraba bien, a lo que él respondió: “Sí, me he mareado un poco por la tensión. Es que para mí esto es mi vida", reconoció después cuando subió a la galería junto a sus compañeros salvados.

El concursante logró superar la prueba y fue Jon el expulsado de la noche. El aspirante vasco se despidió de sus compañeros de una manera bastante fría y distante. 

Víctor es uno de los aspirantes a ganar el talent show que más destaca por su  nivel, su paciencia, perfeccionismo y por ser meticuloso y arriesgado. Apuesta por probar cosas nuevas e innovar en las técnicas que utiliza en sus platos pero su problema es el individualismo. No sabe trabajar en equipo, nunca pide ayuda y cada equipo en el que concursa, equipo que pierde la prueba.

El final del concurso está cada vez más cerca y la presión atosiga a los aspirantes cada semana un poco más. De momento, Víctor prometió al jurado seguir su consejo, relajarse, respirar y disfrutar más de la experiencia en MasterChef.