El propio José Antonio Sánchez, que está dejando claro en Prado del Rey que no es un hombre especialmente discreto, lo contó hace unos días en una cena: tiene cerrado el nombre del sustituto para el actual director de TVE. En concreto, la persona elegida es Ángel Martín Vizcaíno, quien fue su segundo en Telemadrid, y que, al dar el salto a RTVE no pudo llevarse con él y dejó bajo el manto de Ignacio González.

Productos y productoras afines al PP
El cambio se producirá, aseguran a ELPLURAL.COM, tras las próximas elecciones autonómicas, y debe servir para cumplir varios objetivos. Para Sánchez es la forma ideal de cambiar al actual director de TVE, José Ramón Díez, al que se encontró nombrado por su antecesor, Leopoldo González-Echenique, y con el que no se ha entendido en ningún momento.



De hecho, sus enfrentamientos han sido continuos, porque al PPresidente Sánchez no le gustaba la parrilla de programas que ya tenía cerrada Díez para el primer trimestre, y obligó a meter a 'otros productos y productoras' más afines al PP. Así han ido apareciendo los acuerdos de la televisión pública con Cerezo, viejo aliado de Sánchez en Telemadrid, José Luis Moreno, Bertín Osborne...

En su acoso a Díez, Sánchez ha encontrado un aliado extraordinario en el hombre de Cristóbal Montoro en RTVE, el Director General Corporativo, Enrique Alejo, que en Prado del Rey consideran el principal culpable del 'ahogo' que está sufriendo la televisión pública, y gran responsable del parón en los programas de producción propia y de la burocratización de cualquier actividad en una empresa que ya, de por sí, era muy rígida.

Pagando favores a un amigo, ante su inevitable cambio tras las elecciones autonómicas
Pero además, el cambio de José Ramón Díez por Martín Vizcaíno permite a Sánchez dar un paso clave en lo que se ha visto que era su deseo desde el primer momento: 'telemadrileñizar' RTVE. Martín Vizcaíno, su hombre de máxima confianza en Telemadrid mientras él la dirigía, se verá además así protegido ante los inevitables cambios que se anuncian en la televisión autonómica sean cuales sean los resultados en las elecciones de mayo.

Si vencen los partidos de izquierda, porque tendrán que entrar y lavar hasta los muros en Telemadrid; si venciera Cristina Cifuentes porque no va, de ninguna manera, a arrastrar con ella la mala imagen que han dejado estos personajes tanto en tiempos de Esperanza Aguirre como de Ignacio González.



Un personaje con pasado..., y querellas
En concreto, de Martín Vizcaíno ya les hemos informado profusamente en ELPLURAL.COM. Él fue quien negoció los famosos pagos de las querellas y las defensas de Tertsch en su 'pelea jurídica' con Wyoming, y también quien le aseguró que seguiría cobrando de la televisión pública, con la que mantenía una relación de colaborador, el 75% de su sueldo, aunque dejó de prestar los servicios que tenían contratados.

El manejo del dinero público de Telemadrid ha provocado, de hecho, que los trabajadores de la televisión autonómica le incluyeran como uno de los principales responsables de la querella por malversación, entre otras cosas, por los acuerdos con Enrique Cerezo.

Cambios internos para cerrar aún más el control sobre la dirección
El 'golpe de estado' de Sánchez en RTVE lo completaría, si se confirma, la llegada como nuevo director de Recursos Humanos de Fernando Cepeda, responsable de la ejecución del ERE en Telemadrid. En la televisión pública estatal el puesto está libre en estos momentos. Hasta ahora lo ocupaba María José Bultó, destituida hace unos días, pero recolocada como Directora de Estrategia e Imagen para convertirse en un control más sobre el actual director, José Ramón Díez.

Un control que ya es incluso físico, pues han situado el nuevo despacho de Bultó precisamente entre el del propio Díez y el de su segundo, Francisco Díaz Ojadas, de forma que el director actual de TVE, literalmente no puede salir ni entrar sin que Sánchez pueda tener información de primera mano. La situación está tan clara que en Prado del Rey, según le han dicho a nuestro periódico, dan por hecho que Díez llevaba semanas buscando nuevo destino. Al parecer ha llegado a un acuerdo para volver a OBS (Olimpic Broadcastering Services), la empresa que realiza y da servicios de imagen a los Juegos Olímpicos, un campo en el que tiene gran experiencia. Todo apunta a que en ese mismo camino le acompañará también su actual segundo, Díaz Ojadas.