Este miércoles Barcelona en Comú ha publicado un comunicado en el que anunciaba la contratación de Adrià Alemany, pareja de Ada Colau, como responsable de Relaciones Políticas e Institucionales. La formación explicaba que “asumirá tareas que ya estaba desarrollando de manera voluntaria, pero que visto el volumen que han adquirido requieren dedicación exclusiva y, por lo tanto, pasa a ser un cargo remunerado”.

La noticia rápidamente ha saltado a los medios de la derecha mediática que llevan atacando sin cuartel a Colau desde que llegó al Ayuntamiento. Ejemplo claro de esto son algunos titulares que la acusan de enchufismo, de que su pareja ya lleva la voz cantante en el Ayuntamiento, de no explicar de dónde viene el dinero de su contratación o simplemente críticando a Colau con absoluto nepotismo. Por citar alguno, Alfonso Rojo y Periodista Digital no dudan en meter en el mismo saco los casos de Colau y Carmena titulando en toda su portada "Stop Enchufados: Colau mete al novio".

Considerando que en el comunicado de Barcelona en Comú se explica que Alemay lleva mucho tiempo colaborando "de  manera voluntaria" y que su contrato no tiene por qué ver nada con sus relaciones sentimentales privadas, la postura de estos medios es aún más destacada si recordamos que han obviado miles de veces otras contrataciones de familiares y el origen de pagos a dirigentes o colaboradores de otros partidos.

Confusión inicial
La noticia de la contratación recogida por El País en su edición catalana, explicaba que, en un primer momento, la revista El Triangle aseguraba que Alemany pasaba a trabajar para el Consistorio, pero que luego el protagonista lo desmentía “rotundamente y categórica” así como Barcelona en Comú. Tras esta confusión la insistencia de los medios, el partido de Ada Colau realizó el comunicado.