Mariló Montero es de esas personas que siempre se supera a sí misma. Cuando se cree que ha llegado al clímax del dislate, ella va y bate un nuevo récord. La presentadora de TVE ha “cargado las pilas” en una entrevista ‘de verano’ en El Mundo, en la que confiesa cosas como que lo que la ‘pone’ es “un catedrático de 80 años” y no, por ejemplo, Pablo Iglesias, muy lejos de ser “un macho ibérico”.

Le 'pone' hablar con un catedrático de 80 años
La presentadora de la cadena pública, que justifica que cobre tres veces más que el presidente del Gobierno, asegura que lo que busca en un hombre es su intelecto: “el que se le escapen, qué sé yo, terminologías desconocidas para mí.... Eso de internet, de los streamings, pienso: ¿en qué mundo vive esta gente? O hablar con un catedrático de 80 años...”.

El 15M, jóvenes con un "mensaje bucólico"
Mariló Montero se considera así misma “casta y pura”, y “lo demás! –añade- lo digo en la intimidad”. Pero descarta ser considerada parte de la “casta”, según la clasificación de Pablo Iglesias, a quien considera “un hombre oscuro”, para nada “el estandarte del 15-M”. Para la presentadora de la cadena pública, el 15-M tenía “una puridad, era gente joven con un mensaje bucólico...”, aunque, también, “había otros jacobinos”.

Descarta a Pablo Iglesias porque no es "un macho ibérico"
La presentadora descarta a Pablo Iglesias como “macho ibérico”. Según Mariló Montero, el “macho ibérico defiende y protege a la mujer” y ella no se ve “para nada defendida por el discurso” del líder de Podemos.

La diferencia entre un hombre y una mujer
Igual que tiene claro esto también, las “diferencias” entre hombres y mujeres. Lo resume así: “A mi hijo, sobre relaciones personales, le he dicho: ‘relaciónate con mil mujeres, pero de una en una’. A mi hija le digo: ‘relaciónate con mil hombres, pero que no se entere nadie”.

La foto del tanga "enmarcada en casa"
Montero parece satisfecha al recordar la escena del jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, siguiendo con la vista su tanga, mejor dicho, su trasero,  en el saludo tras la coronación de Felipe VI. “¡Ay, esa fotografía la habéis magnificado!”, responde la presentadora, que, sin embargo, reconoce tener la “foto enmarcada en casa”.