La vicepresidenta del Gobierno, Roraya Sáez de Santamaría, durante su entrevista en 'Hoy por hoy' de la Cadena SER - EFE La vicepresidenta del Gobierno, Roraya Sáez de Santamaría, durante su entrevista en Hoy por hoy de la Cadena SER - EFE



Soraya Sáez de Santamaría ha dado carpetazo al debate sobre por qué el Gobierno quiere aprobar los Presupuestos Generales del Estado a unos meses de las elecciones. Para la vicepresidenta, es una cuestión de “responsabilidad” y si, tras las elecciones, “no quieren que sigan vigentes, pueden aprobar otros”.

Así ha estrenado Sáez de Santamaría el nuevo curso político en la Cadena SER, donde insistido en que si no se aprueban los presupuestos a “los funcionarios no se les puede aplicar la subida salarial del 1%” o no se pueden llevar a cabo obras muy necesarias.

No más refugiados
Preguntada sobre la crisis migratoria que está sufriendo Europa, la vicepresidenta ha confirmado que el Gobierno no apoyará la distribución de refugiados propuesta por Bruselas y que solo aceptará algo más de dos mil, frente a los 3.614 que pide la UE.

Sáez de Santamaría explica esta decisión escudándose en que España ya soporta un alto número de inmigrantes sin papeles “a los que tratamos de dar la mejor atención” y que los ministerios de Trabajo e Interior han detectado un “crecimiento exponencial” de las peticiones de asilo a España que se pueden llegar a “duplicar o incluso triplicar”.

“Nosotros lo que pedimos es un fondo de cooperación, capacidad, dinero disponible para actuar en los países de origen. Lo que puede anunciarse en las próximas semanas puede ir en esa línea”, ha asegurado la vicepresidenta refiriéndose a la cumbre extraordinaria de ministros del Interior y Justicia que se realizará en Bruselas el próximo 14 de septiembre.

Apoya a Felipe González
En relación a las elecciones en Cataluña y el desafío independentista de Artur Mas, Soraya Sáez de Santamaría se ha unido a las palabras del expresidente Felipe González que ha llamado a la “responsabilidad” y ha anunciado que “toca revisar la financiación autonómica” pero “no por contentar a los independentistas, sino para tener un sistema que garantice el estado de bienestar”.

Soraya ve el principal problema en el debate sobre Cataluña en “los políticos independentistas” los cuales no tienen estrategia política alguna porque “cada concesión que obtienen la utilizan en su beneficio, es una meta volante, nunca definitiva”.