El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy (c), junto a la secretaria general, María Dolores de Cospedal (2i), el vicesecretario general de Política Territorial, Javier Arenas (2d), el vicesecretario general de Estudios y Programas, Esteban González Pons (d), y el vicesecretario general de Organización y Electoral, Carlos Floriano (i), al inicio hoy de la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del partido. EFE/Archivo El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy (c), junto a la secretaria general, María Dolores de Cospedal (2i), el vicesecretario general de Política Territorial, Javier Arenas (2d), el vicesecretario general de Estudios y Programas, Esteban González Pons (d), y el vicesecretario general de Organización y Electoral, Carlos Floriano (i), al inicio, este lunes, de la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del partido. EFE/Archivo



El Gobierno da señas de que no tiene intención de buscar un diálogo con Artur Mas y ha dado paso a una ofensiva didáctica, según parece estudiada, dado que ha salido a la vez desde Moncloa y Génova. El mismo día, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, han equiparado, tácitamente, el desafío del presidente catalán con el fascismo y el totalitarismo europeo del siglo XX.

El ministro cita al nazi Carl Smittch
Catalá, en un desayuno organizado por Europa Press, ha advertido de que “no se puede utilizar la fuerza legitimadora de las masas” para pasar por encima de la legalidad y ha aludido al filósofo alemán Carl Smittch, que ejerció varios cargos en el régimen de Adolfo Hitler, y que, según explicó se oponían al pensamiento del francés Jean-Jacques Rousseau, que defendió que la voluntad del pueblo, en las sociedades democráticas, se recoja en las leyes.

Antecedentes de infausto recuerdo
Según dijo Catalá, traspasar “la ley democrática mediante la acción supuestamente legitimadora de las masas” es de “lo más inquietante, y tiene antecedentes de infausto recuerdo", en clara referencia a los regímenes fascistas y totalitarismos del siglo pasado.

Sin ley no hay democracia
"En un estado con unos estándares mínimos de calidad democrática resulta urgente deshacer cuanto antes esa ideal letal que se trata de difundir desde algunos ámbitos, de que la política es algo distinto y contrapuesto a la ley y que, por tanto, los tribunales no pueden intervenir en los asuntos de la política", ha afirmado Catalá.

El titular de Justicia ha señalado que “fuera de la ley no se puede hablar de nada” y que sin ley “la política desaparece de un plumazo y con ella la democracia”.

Cuatro horas después...  Cospedal
"Este tipo de planteamientos compromete los derechos y libertades de todos los españoles apelando al liderazgo carismático de un líder y a la movilización en la calle de las masas para confundirlas con el conjunto de la sociedad", ha advertido Catalá.

Líderes europeos que se atribuyeron una "legitimidad por encima de la ley"
En un discurso casi copiado, cuatro horas después, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha equiparado igualmente el plan soberanista de Mas con el fascismo, pero lo mismo que el ministro, sin mencionar literalmente la palabra. La número dos de los populares comparó al presidente catalán con los dictadores europeos que en el poder se escondieron tras “una legitimidad por encima de la ley”, informa El Periódico de Catalunya.

En la rueda de prensa tras la reunión del Comité Ejecutivo del PP, Cospedal recordó que esa fórmula de Gobierno nunca dio un buen resultado y calificó de “peligrosa” la actitud de Mas, aunque cuando los periodistas le preguntaron si pretendía equiparar al presidente nacionalista con Hitler, la dirigente popular se limitó a decir que todos conocen la historia europea y que cada cual sacara sus propias conclusiones.