Pánico en el Partido Popular andaluz. Mido a perder los únicos focos de poder que le quedan en Andalucía. Eso es lo que Moreno Bonilla y los dirigentes del PP regional deben de sufrir a tenor de la propuesta trasladada a Susana Díaz en relación con su postura en la sesión de investidura. ES el resultado de los daños colaterales de las elecciones autonómicas del 22-M que le ha causado un inmenso daño al futuro del PP-A.

En clave partidaria y local y no regional
Cuando el apoyo o no a la sesión de investidura se trata de un asunto de política regional Moreno Bonilla recibido hoy por la presidenta en funciones, ha planteado una propuesta en clave municipal. Bonilla ha venido a decir a Susana Díaz que si quiere sus votos -o la abstención que sería suficiente para salir elegida presidenta por el Parlamento, deberán los socialistas dejar gobernar en los ayuntamientos a los alcaldes populares que sean los más votados en sus municipios. Los populares gobiernan ahora con mayoría absoluta en las ocho capitales andaluzas y en la mayoría de las ciudades de más de 50.000 habitantes, pero sus propios datos y el análisis de los últimos resultados le han hecho encender las alarmas al indicarles que perderán la mayoría absoluta en la mayoría de ellas.

Capitales y grandes ciudades en peligro para la derecha
Esto no deja nada más que traslucir el futuro negro que tras los resultados de las autonómicas le espera al PP en sus ayuntamientos. Ahí, precisamente, reside el poder de la derecha en Andalucía. Las capitales y las grandes ciudades están gobernadas por regidores populares pero los resultados han hecho que el voto urbano se haya fragmentado muchísimo. Los populares, con un ejercicio restringido de extrapolacion, perderán practicamente todas las mayorías absolutas en consistorios y diputaciones. Y es más, los socialistas recuperan voto urbano y están en disposición de volver a gestionar estos consistorios. Podemos y Ciudadadanos además serán claves en el destino de muchas ciudades.

Futuro de páramo municipal en el PP
Con este escenario de páramo de poder municipal, se entiende que Moreno Bonilla más que proponer asuntos relacionados con la política autonómica, haya formulado esta propuesta en clave local y partidista.El líder del PP andaluz le ha traslado a Díaz en su cita con la ganadora de los comicios andaluces que permitirá que la socialista supere la investidura de Díaz si previamente hay un pacto para respetar la lista más votada en las próximas elecciones locales.

El PP pidió en campaña que la Junta la presidiera el candidato más votado
También ha trasladado que la posición de este momento de su partido es votar que no a la investidura. Una tremenda contradicción en la que cae ya que durante la campaña Moreno, y el propio Rajoy, propusieron a los socialistas que el presidente o presidenta de la Juta surgido de las urnas, fuera el de la candidatura más votada. Ahora parece que esta propuesta ha desaparecido de la hoja de ruta de un maltrecho PP andaluz