José Blas Fernández, el concejal más veterano de la Corporación gaditana, mano derecha de Téofila Martínez y Senador del PP. Foto PP Cadiz José Blas Fernández, el concejal más veterano de la Corporación gaditana, mano derecha de Téofila Martínez y Senador del PP. Foto PP Cadiz



El Ayuntamiento de Cádiz desde hace años se ha caracterizado por la impronta personal que le aporta su ya legendaria alcaldesa, Téofila Martínez. Un estilo propio que tiene más de bronca que de debate democrático y de ofensa más que de crítica política.

Un ayuntamiento con estilo intolerante y de bronca
Pero esta característica definitoria de un ayuntamiento años y años gobernado por la mayoría absoluta del PP y por la autoritaria figura de su regidora ha sobrepasado ya todos los límites sospechables. Fue a raíz de último pleno celebrado en el Consistorio gaditano y con la tensión instalada por las protestas ciudadanas contra la "Ley Mordaza". Tras una interrupción de 45 minutos el pleno se reanudó pero continuaron los ataques del Partido Popular al grupo municipal de IU que se habían reproducido anteriormente.

Llaman "papafrita" a un concejal de IU
Según distintas informaciones los ataques populares a la coalición de izquierdas eran desaforados y reiterados. La alcaldesa, para no sre menos, también se integró en el coro ofensivo acusando a los miembros de IY de hacer una "pantomima”. También le siguió a la zaga el concejal de Vivienda, Juan José Ortiz, calificando a un edil de IU de manera despectiva como “papafrita“.

Publicidad no, información
Según recoge el digital cadizdirecto.com, todos los intervinientes del PP no dejaron de hacer alusiones a la protesta y al apoyo de IU a la misma, aunque se tratara de las viviendas de la Comandancia de la Guardia Civil, de una petición de audiencia pública de la Plataforma por la Vivienda Digna o de la supresión de dinero a la publicidad y propaganda del Ayuntamiento durante 2015. Propuesta que no salió adelante con el veto del PP porque, “yo no entiendo que eso sea publicidad, sino información”, sentenció la alcaldesa, mientras que la oposición de una ciudad plagada de pantallas LEDs reía irónicamente.

Izquierda radical
Llegados a esos momentos álgidos en la tensión plenaria las críticas se convirtieron en ofensas de carácter personal y sobrepasando en mucho las descalificaciones e “izquierda radical” que hasta ese momento mantuvo el grupo popular contra los ediles de la coalición de izquierdas.

Echa en cara ser pensionista
Y en eso llegó el popular José Blas Fernández, el concejal más veterano de la Corporación y Senador del PP, arremetiendo contra Fernando Vivas, concejal de Izquierda Unida, que antes había afirmado que "con nuestro dinero, no nos da la gana que las empresas maltraten a los trabajadores gaditanos". José Blas Fenández acusó a Vivas de ser "el menos indicado para hablar de pensiones, puesto que tiene una invalidez del cien por cien y no paga usted a Hacienda […] Sindicalista y estando siempre liberado. Esa sí que es una buena pensión que deben tener todos los españoles"..

Pensionista por padecer cáncer
En la réplica del concejal de IU aludido le reconoció que el popular no mentía. “En efecto, tengo una pensión de invalidez del cien por cien y es por un cáncer de colon”. También le enseñó su vida laboral, donde "solamente he cotizado 15.807 días: 43 años, tres meses y doce días". En definitiva un pleno de casi nueve horas donde el ataque político sobrepasó lo políticamente aguantable llegando al fuerte insulto personal. Hoy, como no, los populares echaban la culpa de los altercados a Podemos.