Con todo el boato que corresponde a un acto presidido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha procedido a la inauguración de un nuevo tramo de la autovía A-32, el que discurre entre Linares e Ibros. Es el tercer tramo construido de un proyecto del que han transcurrido 20 años, cuando en su tercera legislatura el Gobierno socialista de Felipe González quiso ponerlo en marcha. Este proyecto, enmarcado en el Plan Director de Infraestructuras (PDI), supone una actuación fundamental para la vertebración y cohesión social y territorial del eje oeste-este de la provincia de Jaén y para la conexión exterior de Andalucía con Castilla-La Mancha y el Levante mediante la duplicación de calzada de la antigua nacional 322. El primer tramo de unos 15 kilómetros (Bailén-Linares), se inauguró en 1996, dos años después de aprobar el Plan Director. Dieciséis años más tarde, a finales de 2102, se ponía en servicio el segundo de 16,5 kilómetros entre Ibros y Úbeda, tras un parón motivado por la crisis económica que obligó al Gobierno de Zapatero a un reajuste presupuestario. Y este tercer tramo, de 11,3 kilómetros, llega con dos años de retraso. De los ocho tramos en los que se ha dividido la A-32 en la provincia de Jaén, sólo tres de ellos están en trámite de licitación y dos, Torreperogil-Villacarrillo y Villacarrillo-Villanueva del Arzobispo, pendientes de que se retomen las obras. Con todo ello, el proyecto de duplicación de calzada de la A-32 no ha alcanzado el 50% de su ejecución desde que comenzaron las obras en 1994. 'EL SELLO DE LA INFAMIA' Junto a estos retrasos, que ha provocado las críticas de los jiennenses, se ha producido la polémica entre PSOE y PP, ya que los socialistas afirman que ellos construyen los tramos cuando gobiernan y el PP se limita a inaugurarlos cuando los sustituye en el Ejecutivo. Precisamente fruto de esta polémica son las declaraciones del diputado socialista Felipe Sicilia, quien ha afirmado que hay que ser “muy cínico o muy fantasioso para inventarse sin pudor que esta carretera lleva algún sello del PP”. A su juicio, “el sello del PP en esta autovía es el sello de la infamia. Tiene poca tinta y sólo refleja tramos olvidados, tramos paralizados y tramos ralentizados, por cierto, todos ellos redactados y licitados por el PSOE. No sólo no han aportado ni un tramo nuevo a lo que les dejó el anterior Gobierno, sino que incluso han parado las máquinas en uno de los tres tramos en marcha y se han negado a ejecutar el enlace con la ciudad de Baeza”, subraya. Sicilia recuerda que la A-32 comenzó a construirse con el Gobierno de Felipe González (ejecución del tramo Bailén-Linares). Desde 1996 hasta 2004, el Gobierno de Aznar “no hizo absolutamente nada” por esta carretera. “No lo digo yo, ni lo dice el PSOE: lo dice la cruda realidad. No hay ni un solo kilómetro construido por ese Gobierno”, subraya. Además, Aznar “se entretuvo en esos 8 años en echar a pelear a las comarcas del Condado y de la Loma por el futuro trazado” de la carretera. “Con esa actitud lamentable tuvo la coartada perfecta para no mover ni un dedo”, señala.   HISTORIA DE UNA LICITACIÓN ETERNA En 2004, el PSOE llega al Gobierno y se encuentra en el Ministerio de Fomento “con los cajones vacíos de documentos de la A-32”. “No había nada””, recuerda el diputado socialista, quien explica que hubo que comenzar la tramitación administrativa prácticamente desde cero. Así, la declaración de impacto ambiental, el estudio informativo y la redacción de todos los tramos se publicaron en el BOE entre 2006 y 2007. De los 8 tramos, se licitaron 5 entre 2007 y 2008 (entre Linares y Villanueva del Arzobispo), siendo adjudicados los 5 entre 2008 y 2009. A finales de 2011, cuando el PP llegó a la Moncloa, se encontró en ejecución los 3 tramos entre Linares y Torreperogil. “Estamos hablando de un procedimiento que se hizo con gran agilidad, casi en tiempo récord, si bien desgraciadamente la crisis obligó en 2010 a reprogramar los trabajos. En cualquier caso, lo que hicimos en 5 años con la A-32 no lo ha hecho el PP con ningún proyecto en Jaén en toda su historia. Ni con esta autovía, ni con ninguna otra infraestructura”, concluye. 'LA AUTOVÍA ES DEL PP' Por su parte, el senador por el PP de Jaén, Francisco Delgado, señala que 'la gran prioridad' para el Gobierno de Rajoy ha sido siempre a lo largo de la legislatura, la A-32 y recuerda los 45 millones de euros previstos en los Presupuestos Generales del Estado de 2016 para esta infraestructura. “Fueron los socialistas quienes apoyaron que la A-32 fuera carretera convencional y no autovía, por ello, por mucho que le pese al PSOE, la autovía Linares - Albacete lleva sello del PP", señala Delgado, que culpa a los socialistas de paralizar la A-32 en 2010, “siendo la única infraestructura en Andalucía que sufrió este abandono y el actual Gobierno de España retomó las obras y se hizo cargo además de las 3.000 familias que el PSOE expropió y dejó sin tierras y sin cobrar". El senador popular alude a los "20 millones de euros que ha pagado el Gobierno del PP durante estos cuatro años de mandato a los expropiados". MÁS DE 10.000 VEHÍCULOS DIARIOS El nuevo tramo, que ha contado con una inversión de 105,5 millones de euros, supone la apertura de 11,3 kilómetros de autovía, mejorando la accesibilidad a Linares y a la Estación Linares-Baeza y de la seguridad vial al dotar de una vía más rápida, cómoda y segura frente al tránsito por la carretera N-322. Dispone de doble calzada y de tres enlaces para acceder a Linares, la Estación de Linares–Baeza e Ibros y Baeza. Los 10.081 vehículos que de media circulan diariamente por este tramo de la carretera N-322 y un porcentaje del 9,4 % de vehículos pesados se ven beneficiados por esta nueva infraestructura. Con este tramo, la autovía cuenta ya con 50 de los 130 kilómetros que debían recorrer la provincia de Jaén hasta la de Albacete.