Tras el fracaso de las negociaciones del PSOE con Podemos y con Ciudadanos para la investidura de Susana Díaz, el protagonismo recae ahora en el Partido Popular, con cuyos dirigentes mantuvieron ayer un encuentro los negociadores socialistas. El PP, en todo caso, no parece tener prisa alguna. De momento, es seguro que su voto en la sesión de mañana será de nuevo negativo. El presidente del PP-A, Juanma Moreno, ha garantizado este jueves que su partido mantendrá el no a la investidura de la socialista Susana Díaz como presidenta de la Junta en la segunda votación convocada este viernes porque "no hay tiempo material para ningún tipo de negociación" que permita cambiar de posición y ha advertido de que si la candidata del PSOE-A "no cambia de actitud no auguro nada bueno en las próximas semanas ni en los próximos meses".

Moreno se ha pronunciado de este modo a menos de 24 horas de la segunda votación en el Parlamento para la investidura de Díaz a preguntas de los periodistas en Málaga tras asistir a la intervención del presidente de la Diputación, Elías Bendodo, en un desayuno informativo organizado por Europa Press y la Fundación Cajasol.

"Le pido a la señora Díaz que asuma los resultados electoral con humildad, que se baje del pedestal para dialogar con todos y busque fórmulas para llegar a acuerdos que le permitan generar una mayoría en torno a su figura porque no puede seguir sentada en San Telmo esperando a que los demás le resolvamos la papeleta",  ha señalado el líder del PP-A, que ha advertido de que "si esa es su actitud no auguro nada bueno en las próximas semanas ni en los próximos meses".

CONFIANZA CERO

Preguntado por la posición del PP-A en la votación de este viernes, Moreno ha indicado que "no hay tiempo material para ningún tipo de negociación de aquí a mañana, seamos serios, ayer entregamos un documento base para el diálogo, queda mucho por hablar y no ha habido ningún tipo de avance, por lo que nuestra posición siguiendo la misma, no creemos en las recetas del PSOE-A, la señora Díaz no nos inspira confianza y en el PP-A somos alternativa y queremos sustituir al PSOE".

Tras insistir en que "la señora Díaz es la única responsable de este callejón sin salida y de este fracaso con letras mayúsculas y a ella le corresponde única y exclusivamente solucionarlo" y recordar que hay "hasta tres grupos políticos que pueden propiciar" su investidura, el dirigente popular ha señalado que tras el contacto de este miércoles en que el PP-A trasladó a los socialistas 146 medidas para el futuro de Andalucía, "será el PSOE quien nos tendrá que llamar", algo que por el momento no se ha producido.

NO HAY NEGOCIACIÓN ENTRE DÍAZ Y RAJOY

Sobre la posibilidad de una negociación entre Díaz y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para propiciar una abstención del PP-A en la investidura, Moreno lo ha negado tajantamente. "Es absolutamente incierto, el presidente del Gobierno está en lo que tiene que estar ahora mismo, gobernar España, seguir en la senda de la recuperación económica y en la creación de empleo y no está en este asunto, que está gestionando la dirección del PP-A y somos nosotros los interlocutores que marcamos esas líneas de diálogo y estrategia política", ha subrayado.

A su juicio, esta hipótesis se basa en "opiniones que van surgiendo en los medios de comunicación, muchas de ellas propias intoxicaciones que vienen del PSOE-A pero que no tienen nada que ver con la realidad".

"La pelota está en el tejado de la señora Díaz y tiene que empezar a moverse porque, como en todas las democracias occidentales, corresponde a la primera fuerza política formar gobierno y es ella quien tiene que llevar la iniciativa", ha insistido Moreno, que ha afeado a la candidata socialista que pida que "los demás le hagan los deberes tras convocar comicios de forma egoísta por intereses electorales".

Por último, Moreno ha pedido a los socialistas que no utilicen "excusas" de que la Junta "no puede hacer cosas" mientras no prospere la investidura porque "hay presupuestos aprobados y el Estatuto garantiza que el Gobierno en funciones puede desarrollar la gestión con normalidad". "Lo que tiene que hacer es seguir gobernando sin excusas y abrir puertas al diálogo", ha insistido antes de advertir de que "el problema es que la soberbia de Díaz es antagónica con la negociación y los acuerdos".