Los agentes de la Policía Local de Alcalá de Guadaíra que culminaron la investigación nunca se habían encontrado con una escena igual: diez perros atados a remolques sin agua a su alcance, varios asnos famélicos, caballos moribundos y uno de ellos muerto… En total: tres animales muertos y 12 más en un estremecedor estado de abandono, bastantes de ellos literalmente esqueléticos. Por estos hechos, la Policía Local de Alcalá de Guadaíra ha detenido a tres personas por presunto delito de maltrato animal tras la inspección realizada en una finca situada en la barriada de Cerro Clavijo, en término municipal de la localidad del área metropolitana de Sevilla. No todo son bulos irresponsables en Internet. Esta vez fueron las redes sociales las que dieron la voz de alarma y pusieron así el caso en conocimiento a la Policía Local de estos hechos.
Uno de los perros hallados atados a un remolque y sin agua. Uno de los perros hallados atados a un remolque y sin agua.

Tras obtener el permiso de los propietarios de la parcela, los agentes se personaron en ella y realizaron una inspección ocular. Lo que vieron era para no dar crédito: en un primer momento se encuentran con 10 perros que están atados a varios vehículos de remolque, sin agua, con mucha suciedad y bastante famélicos, tanto que uno de ellos falleció al poco tiempo. Según relataba la nota policial, en otra zona de la finca y tapado con un toldo los agentes encuentran un caballo muerto. Y en otra zona de cuadras, esto: un caballo moribundo, que falleció finalmente al cabo de unos días, otro esquelético y dos asnos en un estado absolutamente famélico. Los agentes contactaron entonces con los servicios de inspección animal de la Junta de Andalucía, uno de cuyos veterinarios certificó el estado de abandono y la situación de maltrato padecida por los pobres animales. La Policía Local cerraba la operación al día siguiente, el 26 de noviembre, con la detención detiene de tres personas, los dos dueños de la finca y un socio colaborador, que pasaron a disposición judicial acusados por un presunto delito de maltrato animal.