El consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, ha afirmado hoy que el PP ha "franqueado una línea" con el escrache de alcaldes y dirigentes populares contra la presidenta Susana Díaz y ha pedido que se repruebe esta acción y se identifique a los asistentes.

Esperando a que Zoido "dé una explicación"

Jiménez Barrios ha señalado hoy en declaraciones a los periodistas en Córdoba que "no es de recibo" que un partido que gobierna en España y en muchos ayuntamientos practique "una política de acoso a la presidenta de la Junta". El consejero ha dicho que están esperando que el presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido "dé una explicación, repruebe y rechace ese comportamiento". El pasado sábado un grupo de alcaldes del PP abordaron en Málaga el coche de la presidenta de la Juna con una pancarta y cartulinas al grito de "la Junta no paga, nos quedamos encerrados".

Que el PP "baje el nivel de crispación"
Jiménez Barrios también ha pedido al PP que identifique a quienes participaron en el escrache, dado que cree que en él había alcaldes, concejales e "incluso algún que otro parlamentario andaluz". Ha criticado el "ejemplo que se ha dado" y la "forma", para un partido que pretende ser la alternativa de gobierno en Andalucía, y le ha pedido al PP que "baje el nivel de crispación". "El PP tiene que hacer una seria reflexión sobre lo que está haciendo y cómo viene trabajando en Andalucía, porque su única política consiste en atacar al PSOE y a su gobierno mediante los Eres", ha afirmado también, al ser preguntado por un supuesto caso de financiación irregular de los "populares" en Almería. El consejero ha concluido que la ciudadanía está interesada en que "la oposición funcione como tal", y se le conozcan sus posiciones políticas respecto a la educación, la sanidad o los servicios sociales.