Recientemente, el seis de enero pasado, ELPLURAL.com adelantaba que el máximo responsable de Podemos-Málaga, José Antonio Vargas, planteaba presentar su dimisión como líder de la agrupación de Podemos en Málaga. Aunque nadie lo confirmaba, este medio anunciaba que esa dimisión podría hacerse efectiva en breve, "sería cuestión de solo unos días". Y así ha sido. El líder del partido en la capital, que perdió el apoyo de su Consejo Ciudadano ante el acoso del sector oficialista de Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez, ha presentado su dimisión. Según fuentes de este sector, Teresa Rodríguez consigue de esta manera dejar el camino expedito para colocar al frente del partido en Málaga a una persona afín a sus tesis.

Se ha "verticalizado y derechizado"
Para Vargas, Podemos "ya no representa una herramienta de cambio para los de abajo". También  otros cinco integrantes del Consejo Ciudadano han presentado su dimisión aunque dicen sentirse"respaldados por buena parte de las bases que comparten proyecto y trayectoria política". El ya ex secretario general dela formación morada ha criticado duramente a la organización expresando que "las bases ya no son nada porque no se les pregunta nada ni deciden nada". "Podemos ha ido virando en su trayectoria, verticalizándose y derechizando su discurso y su programa y se ha transformado en un partido institucional y en un freno para la transformación social desde abajo".

Decepcionado por la derechización de Podemos y abandono de los círculos
Vargas se va desilusionado del proyecto inicial de Podemos, causa que abrazó como miembro fundador, y decepcionado por lo que él entiende como una “derechización” del partido y un abandono absoluto de los círculos. El ya ex secretario general, utópico y sin ningún apego a los cargos, puso en noviembre pasado su cargo a disposición de las bases malagueñas y fue ratificado en asamblea abierta aunque con la no asistencia del sector oficialista.

Incidente con Pablo Iglesias en acto de campaña
El alejamiento de Pablo Iglesias y la dirección nacional se produjo antes de la campaña de las elecciones europeas. De hecho, en un acto de campaña en el que intervenían tanto Pablo Iglesias como Teresa Rodríguez, de manera incomprensible el secretario general fue vetado para participar en el acto, no figuró en los carteles y solo pudo intervenir, en una alocución breve e improvisada y en contra del propio Iglesias que contemplaba con asombro y gestos de disconformidad su discurso. (Ver vídeo).

Anuncio de dimisión en redes sociales
La primera información se ha conocido por la redes sociales. En su muro de Facebook, el activista malagueño curtido en movilizaciones y en el movimiento 15M, afirma que "En este momento presento mi dimisión como Secretario General de Podemos Málaga junto a varios miembros del Consejo Ciudadano". En paralelo ha convocado una rueda de prensa en un centro municipal de la capital malagueña para dar cuenta de los motivos que le han llevado a dejar el cargo y probablemente Podemos. En otra entrevista a este medio, el ex líder de Podemos Málaga desafió a Iglesias y provocó una crisis a un mes de las elecciones generales al criticas los "fichajes", elecciones "a dedo" y el hecho de que "los círculos no pintaban nada".

Hijo político del 15M
Con 28 años, este joven malagueño que se define como un ‘hijo político’ del movimiento 15-M, fue elegido hace un año secretario general de Podemos de la capital costasoleña. Ganó las primarias internas locales de finales de 2014 y el 2 de enero de 2015 fue elegido secretario general tras encabezar  la candidatura Sí Que Podemos  frente a la lista de Claro Que Podemos, afín a Pablo Iglesias. Vargas forma parte de la organización morada prácticamente desde sus inicios en la capital. Hijo de una familia de trabajadores (padre es electricista y madre, limpiadora), es monitor educativo en materia de arqueología y nunca ha ocultado que es una “una persona absolutamente de izquierdas”.

Un camino plagado de piedras desde el oficialismo
El periplo orgánico de Vargas al frente de Podemos no ha sido un camino de rosas precisamente allanado por la dirección regional y nacional. Salió elegido en una candidatura no oficialista. En sus primeras declaraciones adelantó que no tenía necesariamente que coincidir al cien por cien con Pablo Iglesias. Manifestó también que se hallaba más cerca de las tesis de Teresa Rodríguez, la máxima responsable andaluza. El tiempo ha hecho que se haya alejado definitivamente de ambos. En todos los procesos electorales internos tanto Vargas como sus seguidores han sido marginados y ni en municipales, autonómicas andaluzas y generales, los afines a Vargas, y él mismo, han sido incluidos en sus listas.

“Derechización” de Podemos y alejamiento de los círculos
Ante este hecho, unido al alejamiento de las bases y de los círculos que entienden que está protagonizando la dirección nacional y al “derechización” del partido, José Antonio Vargas ha dimitido.  De hecho, desde el oficialismo pablista de Málaga, se han diseñado estrategias para su arrinconamiento, nula participación en los programas, actos y candidaturas electorales. Hay un precedente del claro enfrentamiento que recogió ELPLURAL.COM en exclusiva entrevista con Vargas. Así las cosas, Podemos Málaga se integra plenamente en la línea de la corriente nacional. Las consecuencias y los miembros que acompañen a Vargas tras su abandono, ser verán en los próximos días.