El alcalde de Cádiz, José María González Santos, "Kichi", es un firme defensor de la separación entre Iglesia y Estado. El programa con el que su formación afín a Podemos, "Por Cádiz si se puede", se presentó a las elecciones municipales así lo indicaba a las claras. Dirigentes de Podemos han criticado la participación de ediles en procesiones o asistencias a misas o actos religiosos.

Kichi no es Colau
Pero "Kichi" no quiere ser como su homónima en Barcelona, Ada Colau, y no solo asiste a actos religiosos como el de ayer sino que no hace aspavientos a recibir la medalla de hermano de la cofradía del Nazareno de la ciudad.Así ha sido en una ceremonia celebrada en una iglesia gaditana, cumpliendo, según ha subrayado hoy el edil, "una costumbre que se mantiene en esta ciudad desde el año 1681".

Acto en la capilla de la iglesia de Santa María con imposición de medalla
González se salta esta norma y cumplió ayer esta tradición al igual que seis de los nuevos concejales del Ayuntamiento pertenecientes al PP, Ciudadanos y el PSOE, en un acto en la capilla de la iglesia de Santa María de la capital gaditana en el que estuvo acompañado de su madre, que es hermana de esta cofradía. La medalla se la impuso el director espiritual de la cofradía, Balbino Reguera. La hermandad del Nazareno es una de las más renombradas de Cádiz y la imagen del Cristo está considerada milagrosa.



No hay contradicción
Al ser preguntado hoy, tras la celebración del pleno municipal, si recoger esta medalla se contradecía con la intención declarada de su pacto de gobierno con Ganar Cádiz en común de separar la Iglesia de la Administración, el alcalde ha explicado que este acto no ha supuesto "ninguna grieta en el acuerdo de gobierno".

Costumbre desde 1681
La medalla no la recoge José María González sino el alcalde de Cádiz, es una costumbre que se mantiene en esta ciudad desde el año 1681", ha dicho. Kichi ha añadido que el debate sobre la separación entre ambos ámbitos "es necesario" pero debe ser "serio y sosegado".