El secretario general del PP-A, José Luis Sanz, ha considerado "positivo" que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, tenga previsto prescindir en su nuevo Ejecutivo de todas aquellas personas que están "implicadas directa o indirectamente" en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos aunque ha insistido en recordarle a la socialista que, junto con la Presidencia del Gobierno andaluz, "hereda la responsabilidad política" de esta "trama hasta que no se sepa toda la verdad" sobre ella.

Decisión valorada positivamente por el PP-A
Así lo ha dicho, a preguntas de los periodistas en rueda de prensa, al ser cuestionado sobre la intención de Díaz de no rodearse de consejeros ni altos cargos que hayan podido verse 'salpicados' por este caso de corrupción. Según Sanz, esta decisión es "valorada positivamente" por el PP-A pero no le exime de su "responsabilidad política" en el caso. En ese sentido, ha recalcado que mientras "el PSOE-A crea que la Junta de Andalucía se puede heredar, se hereda con todo, no sólo con lo que le interesa".

"Se hereda la corrupción se hereda la responsabilidad política y se hereda la Junta"
"Se hereda la Junta, se hereda la corrupción y se hereda la responsabilidad política. Y la persona que será la máxima responsable de la Junta debe seguir asumiendo la responsabilidad política (del caso) hasta que no se sepa la verdad", ha reflexionado. Precisamente para perseguir este objetivo, el 'número dos' del PP-A ha retado a Díaz a que explique "qué va a hacer para que no se repita una trama" como ésta y para que "no se pueda organizar desde la Administración pública un saqueo público" de estas características. Sobre todo, ha apostillado, después de que la presidenta de la Junta no "pronunciara" el caso de los ERE en su debate de investidura ni en su toma de posesión.