La Feria de Marbella se acerca y una fuente de ingresos importante la constituye los abonos por anuncios publicitarios en la revista oficial de la Feria, una publicación de carácter municipal y de un ayuntamiento del PP presidido por Ángeles Muñoz. No deben ser muy malas las relaciones entre el propietario del Asador Guadalmina, José Eugenio Arias-Camisón, y la regidora marbellí cuando, nada más ni menos que la página tres de la lujosa revista de Feria ha sido contratada por el establecimiento insumiso.

El PP le otorga una caseta en la Feria
Pero lo que resulta más llamativo es que según fuentes consultadas por ELPLURAL.COM, el "Asador Guadalmina" ha sido agraciado con la instalación de una caseta municipal en una de las ferias más importantes de la Costa del Sol y donde los beneficios de su organización están sobradamente garantizados por la asistencia de público. Y decimos "agraciado" porque según esta mismas fuentes consultadas son muchos los colectivos y asociaciones que aspiran desde hace años a tener espacio municipal para montar caseta y así llevan tiempo esperando sin posibilidad de instarla.

Texto en anuncio y en la web del Asador
Tanto en el anuncio de la revista como en la propia web del asador se ha insertado el texto siguiente: "Con el fin de paliar las pérdidas producidas por la ceguera de nuestro anterior gobierno, y la mal llamada 'Ley antitabaco' hemos decidido sacar a la venta estos dos vinos, cuyos nombres reflejan el sentir de una gran mayoría de la sociedad española".

El anuncio publicado por el Asador Guadalmina en la revista municipal de Marbella



Vino con Zapatero y Rubalcaba de presidiarios
Una caseta, la de este nuevo "cruzado" antitabaco, que puede generar además polémica y tensión en la Feria ya que Arias-Camisón en su particular lucha antisocialista ha comenzado a vender lotes de vino con dos opciones. Una la del vino "Justicia" con la etiqueta mostrando las imágenes de José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba ataviados con trajes de presidiarios. El otro lote lleva la imagen de Mariano Rajoy, eso sí tratada de forma amable con el nombre de "Libertad" al mismo tiempo que se le muestra tranquilamente fumándose un enorme puro.

Hacer política antisocialista en la Feria
Este hecho ya está creando debate y polémica entre los grupos políticos y colectivos de la ciudad que ven como la generosidad del equipo de Gobierno con el empresario derechista, va más lejos de la concesión de un espacio ferial sino que puede ser aprovechada por el propietario del asador para turbar el correcto desarrollo de una feria que debe ser para el divertimento de toda la población y sus visitantes, y no para hacer política en contra de los dirigentes socialistas. De momento las críticas hacia la alcaldesa le van a llegar por permitir que un texto y unas imagenes ofensivas contra dirigentes del PSOE se incluyan en el programa de Ferias que debe de ir destinado a todos los ciudadanos sin distinción de ideología.

Provocación a un sector de la población
El debate en la sociedad marbellí acaba de comenzar. No es nada edificante que quien ha conculcado la ley sistemáticamente, ofendido instituciones y retado al Estado, provoque ahora a una parte de la población desde un espacio ferial cedido por el propio Consistorio. No es ejemplarizante que quien conceda esto sea un ayuntamiento y una alcaldesa supuestamente democrática. A la primera edil de Marbella debe parecerle algo muy simple generar un problema en la Feria. Mucho más tras anunciar ayer que el ayuntamiento que preside no garantiza el pago de las nóminas de sus 3.400 trabajadores a partir del próximo mes, además de andar “peloteando” el impago de un préstamo de cien millones de euros concedido por la Junta de Andalucía. Eso sí que son problemas y no el de que un antiistema derechista quiera politizar y tensionar la alegría de la Feria. Para las 3.400 familias todo supone un problema ya que en la conlindante y vecina ciudad de Estepona, con alcalde del PP también, ya se ha planteado un ERE municipal que pondrá en la calle a casi 200 trabajadores del Ayuntamiento. Como avala el dicho “cuando las barbas del vecino veas recortar, pon las tuyas a remojar”, deberán pensar en Marbella.