La Diputación de Granada es un organismo poderoso para hacer política para los municipios. También es un ente de influencia y de poder. Las elecciones han dejado un escenario en el que PP, tras perder su mayoría absoluta en el ente provincial, lucha con denuedo para conseguir un acuerdo que imposibilite que un pacto a varias bandas se la arrebate. Los socialistas también persiguen la presidencia de la Corporación provincial y necesitaría para ello el apoyo de la formación "Vamos Granada", respaldada por Podemos así como de Ciudadanos e IU. Los resultados de la nueva corporación provincial otorgan un empate a 11 diputados al PSOE y al PP, 2 de IU, 2 de Ciudadanos y 1 de Vamos Granada.

Denuncian un intento de posible "tamayazo"
Por ello ha causado mucho impacto la denuncia del concejal electo y número dos de Vamos Granada en el Ayuntamiento de Granada, Luis de Haro-Rossi. Este edil que anteriormente fue Jefe Superior de Policía Nacional de Andalucía Oriental y que participó profesionalmente en el esclarecimiento del "caso Malaya" sorprendió al revelar que recibió el lunes 25 de mayo distintas y reiteradas llamadas telefónicas de un miembro del PP. En estos contactos telefónicos se le ofrecía a cambio de que su formación votase a favor del PP en el pleno de constitución de la Diputación, la dirección  del Área de Turismo del ente provincial, cargo por cierto muy goloso.

Cuatro llamadas de "alguien" del PP
Estas revelaciones fueron recogidas por el digital "El Independiente de Granada", que ampliaba la oferta recibida por Haro-Rossi a otras posibilidades. Según el concejal electo de Vamos Granada recibió hasta cuatro llamadas de este miembro del PP del que no se ha desvelado su nombre. Tras ello dio parte a su formación, explicó que  el contenido de estas pero matizó que, de momento, no va a presentar denuncia en el juzgado. Según Haro-Rossi "vio la sombra de un 'tamayazo' en esas llamadas por lo que decidió cortar tajante la comunicación con el miembro del PP:

Los populares amenazan con querella
Ante esto la reacción del Partido Popular granadino fue pedirle que lo desmintiera ya que en caso contrario iba a querellarse contra Haro-Rossi. No obstante el secretario general de los populares reconoció que las llamadas sí se realizaron pero matizando que sin el objetivo de compra del voto de Vamos Granada. Hablan de que se trataba de un "colaborador del partido que no es político" pero que contactó con Haro-Rossi.



El PP "no identifica a su colaborador"
El Partido Popular no querido identificar a su "colaborador", una especie de "intermediario" para iniciar un contacto institucional entre los dos partidos. Aunque el PP en otras provincias ni siquiera se ha dirigido a las formaciones apoyadas por Podemos, en Granada  lo justifican "para hablar sobre el futuro de Granada y su provincia". También extraña el hecho de que Haro-Rossi no es diputado provincial sino concejal electo del Ayuntamiento.

A los socialistas les da "asco" este hecho
Los socialistas, aspirantes también a gobernar la Diputación, han reaccionado duramente y por boca de su secretario general del PSOE de la capital, José María Rueda, en declaraciones a "El Independiente de Granada" han mostrado su repulsa por lo que califican de intento de "tamayazo” afirmando que le "dan ascos" esta practicas para conseguir votos decisivos. Rueda ha recordado que "hace muchos años el PP lo consumó en la Comunidad de Madrid y ahora trataba de intentarlo en Granada.