Dos millones de andaluces abandonaron la comunidad autónoma durante la dictadura a buscar un futuro más allá de la miseria y el subdesarrollo que padecía Andalucía, castigada por la desindustrialización, el caciquismo y una distribución de la tierra que recaía en las manos privilegiadas y esclavistas de unos pocos terratenientes. De esos dos millones, un millón se estableció en una Cataluña que los recibía en barracones y les reservaba los trabajos más duros y peor pagados. Los hijos y nietos de los “trogloditas” o “charnegos”, como se les llamaba a los emigrantes andaluces que llegaron a Cataluña en la década de los 50 y 60, conforman hoy una masa plural y diversa de casi dos millones de personas (y votantes). Los descendientes de aquellos andaluces que llegaron en ‘el catalán, como se conocía al tren que los traía desde Andalucía hasta Cataluña, son ya abuelos longevos con hijos y nietos que, en muchos casos, han abrazado la causa independentista y forman parte del amplio, organizado y vigoroso movimiento social y político que encauza las aspiraciones nacionalistas. Andalucesdiario.es tendrá una cobertura especial para conocer de primera mano cómo se han integrado esos andaluces que partieron en la década de los 60 y aquellos que han llegado movidos por las mismas circunstancias en los últimos años, qué diferencias hay entre la emigración analógica y la digital, qué razones lleva a un catalán de origen andaluz a abrazar la independencia o a posicionarse radicalmente en contra. Desde un enfoque plural, conoceremos a una familia de origen andaluz en la que conviven diferentes posicionamientos políticos acerca de la independencia, a los jóvenes llegados en los últimos años por el paro estructural que sufre Andalucía y viviremos también el escrutinio electoral junto a ellos para saber con qué ojos miran una jornada que puede resquebrajar los consensos de la Transición y las identidades múltiples que viven en una sociedad tan plural como la catalana.