Comisaría de Jaén.
sucesos

El ladrón bocazas: roba a una mujer... y se lo cuenta a su hija

El asaltante, ya detenido, se encontró casualmente con la chica en un parque de Jaén y empezó a presumir del robo sin saber que era la hija de su víctima

218
Mié, 10 Ene 2018

Además de ladrón, bocazas. Y por ambas cosas ha sido detenido. Se trata de un joven de 20 años que le robó el bolso a una mujer en Jaén, casualmente se encontró en un parque con una chica y empezó a presumir ante ella de su hazaña, con tantos detalles que la joven se dio muy pronto cuenta de que la víctima del ladrón bocazas era su propia madre, que el día anterior había sufrido un tirón por parte de un joven que se dio a la fuga.

Tras su detención por la Policía Nacional, esta confirmó que también era el autor de un atraco a un salón de juegos y dos robos más con violencia por el procedimiento del tirón, así como de otro robo de un ciclomotor. El botín del salón de juegos no fue especialmente jugoso: 150 euros que logró tras amenazar a los empleados con un destornillador.

Mal día para presumir

Según ha informado la Policía Nacional, la detención se produjo al entablar conversación el delincuente con una joven en un parque de la ciudad, jactándose de cómo el día anterior había dado un tirón de bolso a una mujer mayor. Nunca pudo imaginar que estaba contándole su robo a la hija de su víctima.

La chica le recriminó agriamente su acción y el delator de sí mismo se abalanzó sobre ella, aunque fue de inmediato auxiliada por algunas personas que se encontraban en el lugar y que retuvieron al agresor hasta la llegada de una dotación policial que procedió a su arresto.

Y para colmo, las zapatillas

Según el relato policial, tras uno de los tirones, cuando su víctima sacaba dinero de un cajero automático, fue perseguido a pie por la persona asaltada y en su huida el ladrón perdió las zapatillas. Las dos zapatillas. La víctima no capturó al asaltante pero puso una denuncia y entregó en Comisaría las zapatillas, gracias a las cuales la Policía pudo determinar sin ninguna duda que correspondían a la misma persona que cometió el estúpido error de contarle sus delitos a la primera desconocida que se encontró.