El Obispo de Córdoba mantiene la simbología franquista en la Mezquita

Andalucía aprueba su Ley de Memoria Histórica pero las placas franquistas siguen ahí

354
Sáb, 18 Mar 2017

Andalucía se ha puesto a la vanguardia de las comunidades autónomas tras aprobar esta semana el Parlamento regional la Ley de la Memoria Histórica. Sin duda un día histórico tras refrendar PSOE, Podemos e IU y la abstención de PP y Ciudadanos. Ahora lo importante es su aplicación.

Unos de los garbanzos negros en la obediencia a la leyes de Memoria, la nacional hasta ahora y la autonómica a partir de esta semana, es la Mezquita de Córdoba. El templo declarado Patrimonio de la Humanidad y a su frente el polémico obispo de la Diócesis, contravienen claramente la legislación en este campo.

Placas ofensivas contra las víctimas republicanas
Dos placas en el interior de la Mezquita Catedral son muestra clara de este sinsentido en pleno siglo XXI. En dichas placas se puede leer una dedicatoria a las víctimas de la guerra civil española de uno solos de los bandos, al perteneciente a los “nacionales”,  “Dieron su vida por Cristo en la persecución religiosa 1936 – 1939”, reza la inscripción que miles de turistas y visitantes pueden observar diariamente.

Denuncias contra el Obispo
Este hecho fue motivo de la interposición de una ante la Audiencia Provincial de Córdoba. Un abogado acudió a la justicia para denunciar este hecho ya que la Ley de Memoria Histórica estipula que no se deberán mostrar símbolos de la Guerra Civil y la dictadura franquista en el interior de lugares públicos. Y la Mezquita cordobesa claramente lo es. La denuncia presentada en 2015 por el abogado madrileño Eduardo Ranz, se hizo por la vía de lo penal contra el propio obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, actual responsable de la Diócesis. En esta se acusaba al polémico purpurado de un delito contra la Independencia del Estado. La ley contempla una pena de prisión para este tipo de delitos entre uno a tres años.

El incansable abogado Eduardo Ranz trasladó las denuncias contra los símbolos franquistas en templos de la Iglesia española al mismísimo. En un escrito dirigido a Francisco le solicitaba "la retirada inmediata de simbología de Guerra Civil y Dictadura del territorio perteneciente a la iglesia católica española". Señalaba además de las placas cordobesas a los cuerpos de Francisco Franco y de Primo de Rivera en el Valle de los Caídos o el de siniestro Queipo de Llano en la iglesia de la Macarena.

Precedentes en iglesias

El abogado mantiene que en el caso del templo cordobés y el mantenimiento de la simbología franquista, hay ejemplos y jurisprudencia a seguir para la retirada legal de las placas. Se remite a retirarse a la placa de la Iglesia parroquial de la Basílica de Nuestra Señora del Socorro en Aspe (Alicante). En ese templo, la iglesia accedió a quitar la placa que recogía el nombre de José Antonio, fundador de la Falange Española. “José Antonio”. 

"Hacer caja" con la Mezquita
Demetrio Fernández no solo no ve motivos parar ordenar la retirada de las placas en honor solo de los sublevados, sino que a su nada indisimulada homofobia y su afán de ser protagonista en polémicas ultramoralistas y políticas en los medios de comunicación, une su rechazo a la igualdad de la mujer y al cuestionamiento de decisiones del Papa Francisco, Junto a este lamentable curriculum añadió recientemente el hecho de su afán recaudatorio al subir el precio de la entrada a la Mezquita-Catedral cordobesa.

En momentos de crisis, subir dos euros la entrada convirtiendo un templo Patrimonio de la Humanidad en la catedral más cara de toda Andalucía, se justifica solo por el deseo de "hacer caja" con los visitantes que debe de pagadiez euros para visitarla. Una enormidad para quienes acudan con su familia completa. Si tras haber abonado esa cantidad nos encontramos con símbolos que recuerdan a la Dictadura o que marginan a las víctimas de un bando de la contienda, el ejercicio turístico se convierte en una exaltación reaccionaria y que contraviene las leyes, la estatal y la andaluza.