Raphael Samuel es un joven indio de 27 años que se ha dado a conocer ante el mundo porque ha tenido la feliz idea de demandar a sus padres. El motivo de la denuncia se corresponde con su nacimiento. Y es que el chico relata que le concibieron “sin su consentimiento”. Una postura que ha causado perplejidad allá por donde se ha expandido.

Samuel forma parte del movimiento “antinatilista” de la India, que sostiene que las personas no deberían tener hijos por motivos morales. Según el joven residente en Mumbai, tener descendencia está mal porque no debe pasar por las pruebas de la vida por el mero placer de los progenitores.

En una entrevista concedida al medio The Print, Samuel asegura que quiere a sus padres, pero “me tuvieron por su alegría y placer”. Este movimiento está ganando terreno en el país a medida que la juventud no cae en la presión de tener hijos y formar una familia.

“Un buen padre pone al niño por encima de sus deseos y necesidades… pero el niño mismo es un deseo del padre”, explica el joven indio. Añade que “quiere decirles a todos los niños indios que no les deben nada a sus padres”. No obstante, reconoce que ama a sus progenitores y su vida ha sido increíble, “pero no veo por qué debería someter otra vida al alboroto de la escuela y la búsqueda de un trabajo, especialmente cuando no pidieron existir”.