Doce años después de la muerte de José Couso, el cámara de Tele 5 fallecido mientras cubría la guerra de Irak por un disparo de un tanque norteamericano contra el balcón del hotel donde estaban los periodistas, el juez Pedraz ha cerrado definitivamente el caso. El juez de la Audiencia Nacional, que se negó en reiteradas ocasiones a su archivo, se ha visto obligado a cerrarlo después de que el Gobierno del PP modificara, con casi toda la oposición en contra, la Ley de justicia Universal con la que impidió a los jueces españoles investigar o juzgar casos que competan a ciudadanos extranjeros.

Sentencia del Supremo sobre el Tíbet
El juez Pedraz cierra el caso tras la doctrina establecida por el Tribunal Supremo en la sentencia del denominado 'caso Tíbet', en el que se investigaba al Gobierno chino por responsabilidad en la represión y muerte de ciudadanos de ese país. Precisamente las presiones del Gobierno chino sobre este caso provocaron que el Gobierno de Rajoy liquidara la conocida como Ley de justicia universal, presiones a las que se unieron las del Gobierno norteamericano. El Supremo señaló que los tribunales españoles no tienen competencia en este tipo de causas tras la reforma del Gobierno.
El Tribunal Supremo ordenaba en dicha sentencia a la Audiencia Nacional a cerrar el 'caso Tíbet' y recordaba que la doctrina "es extensible a procedimientos con similar fundamento".

Se acabó
El juez Pedraz ha dejado sin efecto las órdenes de detención internacional contra los tres militares de Estados Unidos a los que había procesado por los delitos contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado, en concurso de delito de homicidio. El magistrado señala en su auto que "el flexo no podrá mantenerse encendido" sobre los tres militares, que a partir de ahora podrán desplazarse a España porque en los archivos policiales ya no constará ninguna orden de búsqueda en su contra.