El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Mª Rouco Varela. EFE/Archivo El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Mª Rouco Varela. EFE/Archivo



Cuando solo faltan cuatro días para el acto, la Casa Real no tiene previsto enviar una representación a la ceremonia de beatificación de 522 mártires de 1936 organizada por la Conferencia Episcopal y el arzobispado de Tarragona, según han informado desde el gabinete de Prensa de Zarzuela a ELPLURAL.COM. Un disgusto para el cardenal Rouco que sin embargo, compensará con la alegría de encontrarse con el presidente de la Generalitat Artur Mas y algunos de sus consejeros, que ya han confirmado su presencia.

“¿Acudirá alguna representación de la Casa Real al acto de beatificación de 522 mártires de 1936 en Tarragona?”, preguntó ELPLURAL.COM al gabinete de prensa de Zarzuela. “La Casa Real en principio no tiene nada previsto”, respondieron. Por el contrario, unas horas antes, el consejero de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, confirmaba en rueda de prensa la asistencia del presidente del ejecutivo catalán y algunos de sus consejeros.

“El Govern acude igual que a otras invitaciones”
Homs aseguró que acuden al acto eclesiástico al igual que responden a otras iniciativas que organizan entidades catalanas, añadiendo que en cuanto a otras consideraciones cada cual es libre de hacerlas. El Govern se suma así en representación del pueblo catalán a una concentración de más de 25.000 personas entre los que figuran 4.000 familiares de los mártires, 120 obispos y 1.400 sacerdotes.

Sin opinión sobre la presencia de antisoberanistas
El portavoz Homs no opinó sobre la coincidencia de Mas en Tarragona con los grupos de ultraderecha que acudirán con motivo del 12 de octubre a la “gran fiesta de la Hispanidad en Cataluña” para después, al día siguiente, hacer acto de presencia en el solemne evento religioso. Como ya ha relatado ELPLURAL.COM, Barcelona se encuentra en estado de alerta máxima y los Mossos d’Esquadra han tenido que diseñar un dispositivo especial de seguridad a fin de evitar altercados y encontronazos entre las diferentes manifestaciones convocadas en Barcelona a horas y en puntos cercanos, con epicentro en la plaza de Sants.

Ultraderechistas dispuestos a defender la unidad patria
El cardenal Rouco Varela ha declinado opinar sobre la presencia de estos ultraderechistas. La España en marcha, Falange, Nudo Patriota Español, Alianza Nacional, Movimiento Católico Español y Democracia Nacional se han manifestado dispuestos a acudir los días 12 (Barcelona) y 13 (beatificación) a Cataluña a defender “la unidad de la Patria” frente a “los perros catalufos”. Diversas entidades catalanas como la asociación cristiana “Esglesia Plural” han mostrado su preocupación por los daños y desórdenes públicos que puedan generar y porque los actos acaben incluyendo “una exhibición de fascismo españolista”.

El president en posición destacada por protocolo
Con este escenario se encontrará Artur Mas el día 13 en Tarragona en una ceremonia en que por su papel de máximo representante del Gobierno de Cataluña, donde se desarrolla el acto, es de prever que protocolariamente se le reserve un lugar destacado.

Laicidad y Dignidad: lamentable que acuda Mas
La Coordinadora por la Laicidad y la Dignidad, plataforma vecinal tarraconense constituida por un numeroso grupo de entidades, sindicatos, partidos políticos y personas a título individual para oponerse a la ceremonia, ha mostrado su disgusto hacia la participación de Mas en esta ceremonia. Consideran lamentable que el president se reúna con el sector más reaccionario de la iglesia que, recuerdan, no ha condenado el franquismo. Máxime, cuando miles de víctimas del franquismo siguen desaparecidas.

“La iglesia quiere aparecer como víctima cuando fue verdugo”
Precisamente el historiador Josep Sánchez Cervelló catedrático de Historia Contemporánea, , Jaume Pujols Balcells, en que le indica: “Respetuosamente quiero decirle que considero este acto de carácter político porque pretende hacer aparecer su institución como víctima de la guerra civil cuando también fue verdugo.”

La iglesia dentro de 300 años reconocerá su error
El escrito, reproducido en Laicismo.org, añade: “Excmo. y Rvdmo . Dr. Jaume Pujol las beatificaciones son una afrenta a la memoria de los derrotados en la guerra civil, las familias de los cuales -como no ignora- tienen muertos por dignificar y muchos impedimentos burocráticos para hacerlo. ¿Cómo puede ser que la iglesia que se opuso a la Ley de Memoria histórica general ahora la defienda para ella? Seguramente la iglesia de aquí a 300 años, como en el caso de Galileo, reconocerá que se ha equivocado.”

Los derechos que la iglesia invoca lesionan a otras víctimas
El catedrático solicita al arzobispo reciba el próximo día 10 a la coordinadora para entregar un escrito y firmas de adhesión recogidas mostrando el rechazo a la ceremonia. Y añade: “La Coordinadora por la Laicidad y la Dignidad respeta, inequívocamente, la libertad religiosa que forma parte de los Derechos Humanos esenciales y sin los cuales la vida no tiene sentido, pero en el caso de las beatificaciones los derechos que la iglesia invoca lesionan los de las otras víctimas, más numerosas, menos reconocidas e, incluso, silenciadas por tantos años de tiranía.”

Que los miembros de la Iglesia la financien
“No pretendemos ni enfrentarnos a la iglesia ni destruirla. Exigimos, tan solo, como pide el Papa Francisco la separación entre el estado y la iglesia y que ésta sea financiada por las aportaciones de sus miembros, como yo financio las entidades a las que pertenezco. Sólo así el discurso de todos será más comprensible”, concluye.