Los católicos practicantes en España no sobrepasan el 12 % (según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas) y apenas un 34 % decidieron marcar la casilla a favor de la Iglesia en su última declaración de la renta (según datos facilitados por la propia Conferencia Episcopal Española).

Sin embargo, a lo largo de estos días las procesiones organizadas por centenares de hermandades y cofradías en toda España saldrán a las calles. Y lo harán con el apoyo, no sólo de instituciones presididas por dirigentes conservadores, sino también de decenas de municipios gobernados por la izquierda en la totalidad de las Comunidades Autónomas.

Contradicciones propias de un país en el que la derecha intenta apropiarse de tradición como la Semana Santa -pese a ser tan poco de derechas que su himno oficioso es ‘La Saeta’, el poema de Machado al que Serrat puso música y voz-, y de una sociedad “secularizada” en la que sin embargo, los Cristos y la Vírgenes no sólo recorren las calles en Semana Santa, sino que también ostentan el cargo de 'alcaldes' o 'alcaldesas' en no pocos municipios españoles.

Localidades como Córdoba, cuyo Ayuntamiento está gobernado por PSOE e IU, y que en 2016, por primera vez en la historia, todas las hermandades pudieron hacer una estación de penitencia en el interior de la Mezquita Catedral de Córdoba.

Y es que no son pocos los dirigentes progresistas que apoyan y promueven una de las celebraciones más características de España. Repasamos en ELPLURAL.COM algunos de los ejemplos más señalados que apoyan esta celebración con un significado especial, mitad religioso mitad festivo.