“Me alimento como si estuviese embarazada”. Con esta franqueza el actor Mario Casas ha expresado los traumas alimenticios que sufre a raíz de las variaciones de peso que ha tenido que asumir para poder interpretar sus últimos dos papeles en el cine.

Y es que por exigencias del guión, Casas tuvo que engordar 10 kilos para rodar ‘Bajo la piel del lobo’ y después perder otros 12 para adentrarse en su personaje de ‘El fotógrafo de Mauthausen’. Todo ello en apenas 4 meses.

Ganar y perder peso
Primero el actor tuvo que ganar peso. "Engordar fue una maravilla. Es lo mejor que te puede pasar, porque al final es comer, beber y no hacer deporte", dijo el actor hace unos días en ‘El Hormiguero’ (Antena 3). Pero poco después, Casas tuvo que perder todo lo engordado y desprenderse además de otros 12 kilos.

Un proceso que Casas describe como si fuese un calvario: "Tuve que pasar muchísima hambre, no comer casi y verte en el espejo tísico (…) Me encerré en casa, en mi mundo. No podía salir, ni tomarme una copa".

"En un momento dado, mi doctora me dijo que parara, que ya no podía seguir bajando. Pero decidí seguir", aclaró Casas en ‘Hoy por hoy’ (cadena Ser). También reconoció que entró en un bucle peligroso que pudo acarrearle serios problemas psicológicos, informa ‘El País’.

"Llega un momento en que te miras al espejo y te ves igual que hace dos meses, cuando pesabas 8 kilos más. Ahí es cuando decidí que no podía seguir perdiendo peso".

Filipinos blancos
“¡Solo pensaba en Donetes y en Filipinos! Y ahora pues uno intenta en casa hacer dieta, cuidarse y tal y en la cabeza te da la ansiedad. Lo que me pedía en su día, cuando no me lo podía permitir porque no podía engordar, me lo vuelve a pedir ahora. La cabeza ha entendido eso, así que me toca comprar Donetes a las dos, tres de la mañana. Me alimento como si estuviese embarazada", ha reconocido el actor.

¿Pero cómo son exactamente esas rosquillas que Casas Mario Casas pasó semanas comiendo sin medida y que ahora le dificultan llevar una dieta equilibrada?

Acudimos a la página ‘Salud-1’ para informarnos sobre las rosquillas que comercializa ‘Adam Foods’ ya sean rellenas de chocolate blanco,  negro o con leche.

“Sabemos que están muy ricos, pero cuando veas de qué están hechos seguramente dejarás de tomarlos”, afirma el doctor Juan Madrid antes de adentrase en la explicación de los ingredientes y calorías de este producto.