El popular Alonso Carrasco / Foto Ayuntamiento de Novelda (Alicante) El popular Alonso Carrasco / Foto Ayuntamiento de Novelda (Alicante)



La indignación de Felipe Giner era comprensible. Como presidente de Anoc, la Asociación de Ayuda a Personas con Cáncer de Novelda, contempló como el pleno de su Ayuntamiento cómo el PP hacía valer su mayoría absoluta para rechazar una propuesta del PSOE para crear una partida presupuestaria con la que subvencionar con 20.000 euros a varios colectivos de la localidad que cuidan de los enfermos de parkinson, diabetes, cáncer, fibromialgia o salud mental. Estas plataformas no reciben ninguna ayuda del Ayuntamiento a pesar del compromiso del PP municipal de hacerlo.

"¡Mira el maricón éste!"
"¡Ojalá no les salga cáncer, vaya vergüenza!", comentó Giner mientras abandonaba decepcionado el pleno, según el relato del diario Levante. Suficiente para que el concejal de Servicios Sociales y Sanidad, el popular Alonso Carrasco, le espetara un "¡mira el maricón éste!"

Tirar el insulto y enmudecer después
Giner ha denunciado a Carrasco en la Guardia Civil al considerar que recibió un comentario homófobo y vejatorio contra su persona por su condición de homosexual. Y eso que el 'valiente' popular se negó a dar la cara tras sus insultos, pues Giner entró de nuevo al pleno para preguntar quién había dicho tal cosa y el edil permaneció mudo. La reacción del resto del equipo municipal del PP tampoco estuvo a la altura: mientras la oposición exigía a la alcaldesa que reprobara a su concejal, ésta apenas acertó a pedir "disculpas públicas" pero añadió que "no consiento que ningún presidente le desee a nadie que tenga un cáncer". El presidente de Anoc no había hecho eso y las grabaciones de los medios presentes en el pleno lo demuestran.

Otros precedentes
El denunciante explica que no es la primera vez que Alonso le llama "maricón" y que en otro precedente acabó pidiéndole perdón en privado por ello, pero ahora reclama que dimita por su conducta homofóbica y que se disculpe públicamente. Tampoco es la primera vez que el PP demuestra su insensibilidad con quienes padecen cáncer o con aquellos que les atienden, como ya hicieran en Toledo plantando a los padres de niños que sufren la enfermedad.