El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Archivo El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Archivo



El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha calificado de “incompleto” el artículo 135 del techo de gasto acordado por su partido y el PP en 2011 durante el Gobierno de Zapatero. Sánchez ha defendido que en aquel momento fue oportuno, pero que ahora se impone incluir la garantía en la financiación de tres políticas públicas socialdemócratas como son la educación, la sanidad y las pensiones públicas. Y hacerlo, además, a través del consenso.

España corría el riesgo de ser intervenida
“Yo mismo defendí en público su necesidad. Porque los especuladores financieros, se recordará, presionaban muy fuerte aquel verano y amenazaban con el colapso de nuestra deuda soberana. Porque nuestro país tenía el serio riesgo de ser intervenido”, explica el líder socialista en un artículo publicado este sábado en El Mundo.

El PSOE confió en las buenas intenciones del PP
Sánchez aclara que los socialistas confiaron en que “nuestro acuerdo con el PP se mantendría después, cuando tocara hablar de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, y que los conservadores aceptarían nuestras propuestas para una estabilidad presupuestaria sin dogmas, adaptada al ciclo económico”.

Rajoy lo aprovechó para llevar a cabo sus recortes
Pero no fue así, y Rajoy lo aprovechó para “aplicar sin tapujos recortes en los recursos necesarios para millones de familias españolas. Lo hizo de manera obscena, después de haber firmado con nosotros un acuerdo público que respetaba nuestra visión: que la estabilidad presupuestaria puede admitir déficit durante las fases bajas del ciclo, a cambio de la obtención de excedentes presupuestarios durante las recuperaciones”, añade el líder socialista.

Sánchez deja claro lo que propone el PSOE
Sánchez deja clara la postura de su partido sobre los compromisos de deuda, pero sin perder de vista las necesidades sociales. “Los socialistas reivindicamos el principio de estabilidad presupuestaria. Contar con unas cuentas públicas saneadas es la garantía de un Estado del Bienestar sostenible en el tiempo. De igual forma, garantizamos el pago de la deuda pública. Creemos que la solvencia de nuestro país es determinante para que los mercados nos permitan financiar becas, hospitales, escuelas e infraestructuras”.

Los que juegan con el impago de la deuda
Envía un mensaje, aunque sin mencionarles, a Podemos que han esbozado la posibilidad de no hacer frente a los compromisos con los mercados de deuda. “Jugar, como hacen algunos de manera irresponsable, con la idea de no pagar la deuda o de calificar un tipo de deuda como legítima y otra como ilegítima, es poner en riesgo nuestra solvencia, lo que sería fatídico para el presente y futuro del país, es decir, para el porvenir de nuestros hijos y nuestros nietos. Pero entre un impago y el dogma de la ‘prioridad absoluta’ hay espacio para la política económica socialdemócrata”.

 Blindar la sanidad, la educación y las pensiones
Tres años después de aquel acuerdo entre el PSOE y el PP, Sánchez cree que hay que “completar el artículo 135 de nuestra Constitución”, y propone dos principios: “el de la estabilidad presupuestaria y el pago de la deuda pública” y la incorporación de “la garantía en la financiación de tres políticas públicas socialdemócratas como son la educación, la sanidad y las pensiones públicas”.