Analistas políticos bien informados habían anticipado que Rajoy daría a conocer su prometida rebaja de impuestos en el Debate del Estado de la Nación (DEN), y lo habían anticipado porque desde el Partido Popular así se había publicitado. Decepción absoluta porque la prometida y siempre aplazada bajada de impuestos del PP apenas ha merecido un breve párrafo en su discurso, cinco líneas y tres concreciones mínimas.



"No puedo anticipar detalles"
Textualmente Mariano Rajoy dijo que "no puedo anticipar detalles", pero "la reforma del IRPF beneficiará a 12 millones de personas y se elevarán los mínimos personales por hijo, ascendiente con discapacidad que conviva en el núcleo familiar" y quedarán exentos de hacer la declaración de la renta aquellos trabajadores que ingresen 12.000 euros al año. Esto último solo beneficiará realmente a unos pocos miles de trabajadores y en realidad supone un ahorro para Hacienda, dado que con la subida del IRP aprobada por el PP nada más llegar al Gobierno, al tener en cuenta lo que se les descuenta a esos trabajadores todos los meses a la mayoría de ellos la declaración de la renta les saldría a devolver.

Como no hay titular de impuestos, da uno de la Seguridad Social
No hay gran titular de impuestos, así en el mismo párrafo en el que habló de la reforma del IRPF de la que no puede "dar detalles" anunció la puesta en marcha de una "tarifa plana" de cien euros en la cotización a la Seguridad Social pero solo para los contratos fijos. Cualquier lector sabe de sobra que los contratos fijos son una especie en extinción y casi suena a broma. Sin embargo este pírrico anuncio sirve a la prensa escrita deseosa de halagar a Rajoy para titular en positivo, que es lo que quiere el Presidente. El País titula: "Rajoy anuncia una tarifa plana a la Seguridad Social para crear empleo", se les 'olvida' incluir en el titular que es solo para los empleos fijos que se creen. Lo vuelvo a repetir, feliz venta de Canal satélite Digital.